Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vaticinios para estas elecciones

Hacer vaticinios de quién ganará mayoría parlamentaria este día no es complicado. Será ARENA o FMLN.

Pero Roberto Rubio, Director de Funde, impulsor del voto cruzado, declaró el jueves por TV que la mayoría de magistrados del Tribunal Electoral no está a la altura para conducir esta elección, pareciendo más bien, dijo, estar algunos inclinados en hacerla fracasar.

Por esto y más, mi primer vaticinio es: trampa izquierdista si gana ARENA. Ese "más" radica en simple lógica acerca del TSE, pues aunque todas las encuestas presentaron empate técnico entre ambos partidos, tres de los cinco magistrados del TSE son FMLN-GANA, y ellos se "las saben de todas, todas" aleccionados desde Venezuela y Cuba, países expertos en fraudes. Ya vimos cómo, después del silencio electoral, tres días anteriores al sufragio, el FMLN-Alba, con la estrella del FMLN en la primera "A" de Alba, sumado al gran "gurú" de la cúpula efemelenista-comunista, José Luis Merino, ha continuado su campaña proselitista con el beneplácito del TSE.

Evoco a la famosa filósofa escritora nacida en Rusia, Ayn Rand, que apuntó: "No existe diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en los medios para alcanzar su fin: 'El comunismo propone la esclavitud del hombre por la fuerza; el socialismo, por el voto'. Simplemente es la diferencia entre muerte y suicidio".

Para vaticinar qué será de El Salvador, veremos si con tan temido fraude nos "suicidan" hacia el comunismo.

Si esto sucede, predigo que un día, nada lejano, los tontos útiles salvadoreños reconocerán finalmente cómo, en El Salvador, la gente del tiempo actual primero se moría y hasta después se convertía en esqueleto. Pero, en tal pronosticado día, la gente se convertirá en esqueleto antes de morirse.

En ese día, al encontrarse dos esqueletos, uno gringo y uno salvadoreño, el salvadoreño le preguntará admirado al gringo: "Oye, ¿qué clase de esqueleto eres tú, fuerte, grande, fornido?", y el gringo dirá: "Pues yo me alimenté bien, tomé mucha leche, vitaminas… pero tú, salvadoreño, no estás tan mal tampoco". Y el salvadoreño responderá: "No, no, si yo estoy vivo todavía".

La maestra preguntará: ¿Cuál sistema es incompatible con el sistema comunista? Y Pepito responderá: "El sistema digestivo, maestra".

Y cuando un efemelenista-pandillero atraque a otro efemelenista-comunista, el segundo le reclamará que el asaltarlo es una traición a la causa. Y el pandillero responderá: ¿acaso tú no entiendes lo que significa división de riqueza?

Las mentiras de las cosechas abundantes seguirán y la cúpula atea efemelenista gritará a la población en todos los medios: "¡Compañeros! Gracias a Dios este año tendremos montañas de frijoles" y Sigfrido Pinocho los amonestará: "¡Hey! ¿Por qué falsean, si Dios no existe?". No, -responderá la cúpula- si los frijoles tampoco…

Los hospitales serán "avant-garde", porque los médicos al nacer los bebés no tendrán que darle su nalgadita para que lloren, sino que solo les dirán al oído, "naciste en El Salvador" y empezarán a llorar.

También cuando un salvadoreño pregunte a su hijito qué quiere ser cuando sea grande, éste responderá: "¿Yo?... ¡extranjero!"

Mi pronóstico de cómo llegaremos a ese día: despacio... despacio… como aquella ranita "que nadaba en una olla puesta en un fogón, agradándole el agua tibia. Al calentarse más se sintió incómoda pero sin asustarse. Ya muy caliente la ranita quiso saltar afuera y ya no pudo, muriendo cocinada."

Así sucede cuando el comunismo llega, despacio… despacio… (Cuba-Venezuela)… escapando del discernimiento y cocinándote.

Ojalá no "suiciden" a nuestra Patria.

*Columnista de El Diario de Hoy.