Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vamos a una nueva elección para decidir el país que queremos

El próximo 9 de marzo todas las urnas amanecerán nuevamente vacías y deberán volverse a llenar con la expresión de la voluntad del pueblo salvadoreño. Es importante destacar, que no estamos ante un partido de fútbol, en ese sentido afirmar que vamos a un segundo tiempo es absolutamente equivocado.

Estimados compatriotas, vamos a una nueva elección y enfrentamos un escenario totalmente diferente, porque los actores en esta contienda ya no son los mismos de la elección anterior.

Por qué digo que vamos a una diferente y nueva elección? Porque la contienda entre los partidos políticos terminó el 2 de febrero; la que en marzo enfrentaremos no será una contienda entre partidos, pues nuestro querido El Salvador vive sin duda un momento crítico de su historia y seremos todos los salvadoreños los que tendremos que decidir con nuestro voto el tipo de país que queremos, es decir, cómo y en qué condiciones queremos vivir.

Los invito a todos a que más allá de nuestras diferencias ideológicas y partidarias, iniciemos un proceso de lucha para que nadie pueda cambiar los conceptos fundamentales de la Constitución de la República, que marcan con determinación el camino de la patria en la cual vivimos. Debo reiterar que el contenido de nuestra Carta Magna son las reglas generales que gobiernan a nuestro pueblo y que estas reglas jamás pueden, ni deben estar supeditadas al capricho o arrebato de nadie.

Es en este contexto que Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), considera como prioritario construir y consolidar todas aquellas alianzas y adhesiones, con todas las fuerzas vivas del país, que permitan garantizar que el modelo de vida establecido por la Constitución y no por ningún partido político en contienda, sea respetado y garantizado en todas sus formas.

Hoy es momento propicio para que todos juntos como sociedad civil y de manera organizada exijamos el Tribunal Supremo Electoral que cumpla con su misión: que invite y promueva de manera masiva la participación del pueblo en el proceso electoral y que no existan más sorpresas de cambios en los centros de votación a última hora.

Esperamos en esta nueva contienda electoral contar con un Estado y un Gobierno sin ansiedades ni amenazas, que facilite la transparencia, que permita un adecuado trabajo por parte de la Policía Nacional Civil y que en conjunto con nuestra gloriosa Fuerza Armada garanticen la seguridad y la libre movilidad de todos los ciudadanos para asistir a las urnas, a fin que puedan emitir el sufragio, que es un derecho ciudadano consagrado en la Constitución y un deber del Estado asegurarlo.

Desde ya invitamos a la comunidad internacional, a las iglesias, los medios de comunicación y la sociedad civil en su conjunto a que demandemos y verifiquemos que exista estricto cumplimiento a establecer las condiciones de libertad y garantía del voto.

Al 47% de la población que no voto les pido que salgamos masivamente y que no permitamos que una minoría decida por nosotros. Y a todos aquellos que votaron por UNIDAD porque simpatizaron con otro liderazgo pero que son votos conservadores les pido que juntos garanticemos nuestro sistema de vida.

El 9 de marzo rompamos las cadenas del miedo y acudamos a una nueva elección que nos permita elegir al que tiene más capacidad para sacar adelante nuestro país. Tu escoges entre el candidato del FMLN que dejó las escuelas destruidas, sin techo ni equipamiento y la PAES con la calificación más baja en toda la historia reciente o Norman Quijano, un hombre trabajador que transformó la ciudad capital en una ciudad más bella, limpia y ordenada y que tiene la capacidad de administrar con éxito nuestro querido El Salvador.

*Vicepresidente de la Asamblea Legislativa.