Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Valiente decisión!

Hay muchos momentos en nuestras vidas en que la trayectoria personal y profesional nos ha llevado por caminos de éxito y fracaso y el siguiente paso en el desarrollo de nuestro crecimiento profesional ante una situación conflictiva dependió, de cómo decidimos para resolver la complejidad que se nos planteaba.

Esta semana tuve una interesante reunión con un amigo a quien conozco desde hace muchos años y siempre se distinguió por su corrección y profesionalidad. Conversamos sobre lo acertado de su decisión y de ahí el titulo de este articulo, pues frente a alterar determinados reglamentos por insinuaciones, instrucciones de personas que dirigen la organización en la que trabajaba y que podían llevar a incumplimientos, mejor, decidió renunciar.

Mi enhorabuena y un abrazo, pues supo colocar a tiempo en la balanza, la ética, el respeto a sí mismo, el cariño a su familia, la profesionalidad y su trayectoria profesional, y no permitió, que pesara más la comodidad que da un buen salario y el interés por conservar el empleo.

Es sabio y al mismo tiempo incómodo, tomar este tipo de decisiones, pero a largo plazo, desde mi experiencia, son las más acertadas.

Imagino que no es nada agradable para la familia de las personas que están apareciendo señaladas en los medios de comunicación, como involucradas en manejos ilegales cuando desempeñaban cargos en las instituciones donde trabajaban o continúan trabajando. Y seguramente se preguntarán en estos momentos complicados, cómo fue posible, lo que por su propia voluntad o siguiendo instrucciones de otros, llegaron a la situación vergonzosa donde están.

De ahí mi recomendación a quienes estén en situaciones parecidas, para que lo piensen bien, pues más vale una renuncia a tiempo, que cargar con responsabilidades toda la vida y quedar señalado las próximas dos generaciones como irresponsable frente a los compromisos legales adquiridos o juramentos cuando se desempeñó en un cargo.

En nuestro entorno, así como nadie ve como ilegal pasarse un semáforo en rojo, se cree que esta forma de actuar, se pueden aplicar en cualquier ámbito y así es que estamos como estamos, un país, donde desgraciadamente hay más ilegalidades pequeñas y grandes que cumplimientos y, lo peor es que está tan generalizado, que las excepciones, como la valiente decisión de mi estimado amigo, muchos la critican, pues lo normal es saltarse la ley.

Pues eso, si tiene que tomar "decisiones valientes", arriésguese, tómelas y no permita que otros se aprovechen de usted.

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net