Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una oportunidad latente: Ley APP

El clima de negocios está deteriorado y el principal problema es que afecta a las pequeñas empresas, generadoras de ingresos, empleos y oportunidades para las familias en condiciones precarias, lo que disminuye los niveles de educación, nutrición y salud, y mantiene a esas familias atrapadas en su pobreza. Por eso, es urgente mejorar el clima de negocios para mejorar las condiciones de vida de los más pobres.

Esta semana se publicó el estudio "Infrascopio 2014: Evaluando el entorno para asociaciones público-privadas en América Latina y el Caribe", la cuarta edición de un índice que mide la capacidad de 19 países de América Latina y el Caribe para movilizar inversión privada en infraestructura a través de Asocios Público-Privados (APP), y muestra cómo la falta de compromiso contundente del Gobierno afecta el clima de negocios en El Salvador.

Los APP son alianzas estratégicas entre el Gobierno y el sector privado para construir una obra o prestar un servicio público para el beneficio de la ciudadanía. En varios países los APP han generado nuevos aeropuertos, puertos marítimos funcionales, centros educativos de vanguardia tecnológica, eficientes sistemas de transporte públicos, etc. Lastimosamente, El Salvador aún no aprovecha su novedosa Ley APP.

La experiencia de la Ley APP es un reflejo del deficiente trabajo estratégico para la gestión de los recursos públicos. En 2009, el Gobierno inició acertadamente la discusión de una ley APP, y luego de un extenso proceso de diálogo elaboró un proyecto que cumplía los estándares internacionales. Sin embargo, la discusión legislativa, liderada por el FMLN, afectó negativamente la ley que fue aprobada el 23 de mayo de 2013. Eventualmente, las reformas incorporadas un año después solventaron los principales problemas legales; pero lamentablemente, el obstáculo actual es la falta de compromiso contundente del Gobierno con la aplicación de la Ley APP.

El Infrascopio 2014 debido al fracaso en el proyecto hidroeléctrico El Chaparral y la excesiva lentitud de la concesión del Puerto de La Unión Centroamericana, señala que "en años recientes, la trayectoria del gobierno en cuanto a participación privada en grandes proyectos de infraestructura se ha visto afectada por el embotellamiento y la falta de transparencia". La Ley APP tiene las reglas y procesos para incorporar transparencia en las licitaciones y agilidad en la ejecución de los proyectos.

Además, el Infrascopio menciona que "el ambiente para las APP en El Salvador ha sido dificultoso, debido en parte a la alta rotación en el gobierno y el escepticismo en la comunidad de negocios sobre si los proyectos mantendrán el apoyo político y el impulso a largo plazo". La alta rotación en el Gobierno se advierte en la numerosa cantidad de presidentes a cargo de CEPA, y, por ejemplo, el escepticismo se perpetúa debido a la falta de decisión gubernamental para ejecutar la modernización del aeropuerto internacional mediante la Ley APP, a pesar que dicha infraestructura ha llegado al límite de su capacidad operativa.

Los problemas públicos tienen complejas causas, y muchas veces el Gobierno marcha hacia las soluciones; sin embargo, un problema palpable es la ausencia de compromiso político. Por ello, una acción concreta y estratégica para mejorar el clima de negocios es aplicar la Ley APP para la modernización del aeropuerto, y así, crear condiciones subjetivas y objetivas favorables al crecimiento, empleos y bienestar de la ciudadanía. Dejar que el tiempo pase sin actuar, implica continuar por la senda del estancamiento económico y obstaculizar la solución de otros problemas sociales, como la inseguridad y pobreza.

*Abogado y politólogo.

@lapapaguzman