Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una nación dividida perece

El Presidente Salvador Sánchez Cerén enfrentará, entre otros, el problema de la deuda pública, cuyo saldo total ascendió a $14.888.2 millones hasta diciembre 2013. Al cierre de marzo 2014 la deuda general subió a $15.105.7 millones, equivalente a casi el 60% del PIB.

Año con año la deuda pública ha ido creciendo. En 2013, el saldo de esa deuda se incrementó en 2.7%, pasó de $14.493.10 millones en 2012 a 14.888.2 millones en 2013, un alza de $395.1 millones (según datos del Banco Central de Reserva), y en los últimos ocho años, la deuda creció un 77.7% una suma mayor a los $6.500 millones.

A corto y mediano plazo el nuevo gobierno debe encontrar los mecanismos para generar un mayor crecimiento económico y minimizar el gasto público, lograr mejores niveles de inversión, evitar contraer más deudas, y recaudar más recursos combatiendo la elusión y la evasión, pero no subiendo ni agregando más impuestos porque ahuyentan al capital nacional y extranjero, y encarecen el costo de vida.

El desarrollo económico es vital para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y combatir el crimen, la pobreza, el desempleo, la emigración y consecuentemente la desintegración familiar.

El corazón de un país es la economía, si ésta se enferma y no se procura la medicina adecuada al nivel de gravedad, el Estado se duele, agoniza y al final muere. Si no hacemos algo urgente para sanar nuestra economía, ésta se pondrá peor y será difícil restablecerla en el futuro. Confiamos en la buena labor del nuevo ministro de Economía licenciado Tharsis Salomón López.

El desempleo nos golpea duramente, por lo que debemos tener cuidado al manejar nuestra política pública, para no afectar más a nuestra debilitada economía y trabajar en conjunto, todos los sectores, para resolver nuestros problemas de manera "HONESTA, EFICAZ, AUSTERA y TRANSPARENTE", como lo prometió el profesor Sánchez Cerén en su discurso de toma de posesión y anunció su lema: "UNIDOS CRECEMOS TODOS".

Un punto a nuestro favor es que en el primer trimestre de este año el flujo de las remesas familiares recibidas de nuestros "hermanos lejanos" aumentó respecto al mismo período del año 2013.

En los tres primeros meses del 2014, recibimos remesas por un total de $989.1 millones, con 71.8 millones más que en los primeros tres meses del 2013, pero eso no es suficiente para poder estabilizar nuestra economía, ni debe ser la promoción de la emigración una política pública.

Junto a las remesas el turismo debe ser un rubro trascendental para la riqueza del país, es una importante fuente de divisas que eleva la tasa del PIB y ofrece oportunidad de empleo directo e indirecto. Sería oportuno aprovechar el mercado turístico norteamericano, atrayéndolo con nuestras bellas playas y la proximidad geográfica, además del desarrollo costero de aprobarse el segundo compacto del FOMILENIO II.

En el país se necesitan reglas claras para que los inversionistas locales y extranjeros inviertan teniendo seguridad jurídica y personal. También se debe abandonar la práctica de aprobar un presupuesto general de la nación sobrestimando los ingresos y subestimando los gastos, ya que eso contribuye a aumentar el déficit fiscal.

Ojo con los precios de la canasta básica, un tema socialmente sensible. El precio del frijol está aumentando, a pesar de que en el 2013 se tuvo una buena cosecha. La carestía puede estar provocada por el anuncio para este año de una sequía debida al fenómeno del niño, lo cual presagia una mala cosecha. El nuevo ministro de Agricultura y Ganadería licenciado Orestes Ortez tiene la responsabilidad de que los mercados estén abastecidos de productos agropecuarios, porque ante la escasez los precios encarecen.

Seguramente la única manera de que el país salga adelante es con la sinergia, producto de la unidad del Gobierno, empresa privada, partidos políticos, iglesias y sociedad civil. La Biblia misma lo dice: "Una nación dividida perece".

*Analista económico.