Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una buena Sala requiere un buen CNJ

Es indispensable que la Asamblea Legislativa seleccione a los mejores profesionales para colaborar a la búsqueda de un mayor mérito en la justicia

Durante los últimos 6 años hemos sido testigos de enormes cambios en nuestra sociedad gracias a las sentencias de la Sala de lo Constitucional, y por ello es indispensable que cuando se elijan a los nuevos jueces de esta Sala, lo hagan los mejores profesionales posibles. Así, pues, para continuar con una buena Sala en 2018 se requiere que ahora se elijan profesionales decentes y honestos para el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ).

La importancia del CNJ radica en que será la entidad responsable de elegir a la mitad de candidatos a magistrados de la Corte Suprema en 2018, cuando se renovarán 4 de los 5 jueces de la Sala de lo Constitucional. Además, el CNJ colabora con la formación y evaluación de los jueces y otros funcionarios, y con el ingreso a la carrera judicial y a la Corte Suprema.

Si los partidos políticos quieren continuar con una justicia constitucional que defienda los derechos de la ciudadanía y que vele por un equilibrio entre las instituciones públicas, entonces el primer paso es seleccionar a los mejores abogados para renovar el CNJ, que sigue acéfalo desde el 23 de septiembre de 2015. Según la ley, el CNJ es dirigida por 7 consejales propuestos por distintos sectores y electos por la Asamblea Legislativa cada 5 años, y en esta ocasión corresponde elegir a 5 consejales propietarios y suplentes.

El proceso de selección de los consejales ha presentado algunas irregularidades: primero, hubo una controversia en la votación por los abogados del Ministerio Público debido a señalamientos por parte de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, y segundo, la votación por el gremio de abogados para elegir a sus 3 ternas tuvo señalamientos por violaciones constitucionales debido a la existencia de impedimentos legales para participar en el proceso.

Es así que, si bien con justa razón en estos días todos hemos hablado de la elección del Fiscal General, también debemos poner atención a la elección del CNJ por su importancia y las singularidades presentes desde el inicio del proceso. Todo lo anterior invita a una reforma legal de este proceso para aclarar estas etapas previas, e incluso revisar el mecanismo para asegurar el ingreso por mérito al sector judicial.

En la evaluación de los candidatos, la Asamblea Legislativa ha respetado las normas e incluso ha promovido una etapa de entrevistas más amplia que en ocasiones anteriores. No obstante, así como en la elección del Fiscal, sigue pendiente un cuestionamiento detallado de los elementos que conforman la moralidad y competencia notorias, puesto que no es suficiente el mero cumplimiento de años de ejercicio profesional o la ausencia de denuncias. Es así que, si se evalúa la reelección en el cargo se debe evaluar el desempeño previo a partir de diversos indicadores, por ejemplo: ejecución presupuestaria, manejo de los conflictos de interés, gestión de los recursos, etc.

A pesar de las muchas dificultades, El Salvador ha tenido muchos avances en su justicia debido, en parte, a las personas a cargo de las instituciones; por tanto, es indispensable que la Asamblea Legislativa seleccione a los mejores profesionales para colaborar a la búsqueda de un mayor mérito en la justicia. Al final, un buen CNJ asegurará una buena Sala de lo Constitucional.

*Columnista de El Diario de Hoy.