Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una amarga experiencia

El desempeño del FMLN en el Gobierno ha sido desastroso, y con evidentes muestras de corrupción, poca transparencia y rechazo al derecho de acceso a la informaciónCon la actitud histriónica que le caracteriza, Tony Saca preparó una muy bien diseñada campaña mediática, de expectativa, verdadera campaña política, reuniéndose con grupos de jóvenes, empresarios y mujeres, preparando el ambiente para el anuncio de su candidatura a la añorada presidencia, que sueña con volver a disfrutar.

Además de los dos partidos enmohecidos y sus desprestigiados líderes, y del traidor naranja que él financió, ya surgieron los eternos amigos, dispuestos a todo con tal de componerse, entonando la cadena de alabanzas y méritos, de quien presentan como la mejor carta para salvar al país. Por su experiencia en el cargo y su vitalidad, juventud y entusiasmo, ante dos rivales septuagenarios.

En dos entrevistas televisivas, Saca describió su Gobierno como uno de los más beneficiosos para la población, por sus programas sociales y el alto crecimiento económico, que con increíble audacia calificó del 4%, en abierta contradicción con las cifras de organismos internacionales.

Y a los mensajes del público, recordándole los señalamientos sobre las construcciones de la Diego de Holguín y el Hospital de Maternidad y otros bastante discutibles, afirmó con pasmosa tranquilidad que no está dispuesto a responder a calumnias, insultos e imputaciones infundadas, sino más bien a discutir asuntos de país, de gran envergadura. Lo anterior indica cuál será su actitud ante una, más que justa exigencia de rendición de cuentas a la que tiene pleno derecho la población.

Porque no puede olvidarse la experiencia amarga que constituyó su paso por el Ejecutivo, y las secuelas que han surgido durante el presente Gobierno. Y como candidato, está obligado a explicar claramente, tantos hechos oscuros y nefastos, que si quiere calificar de calumnias, tiene que probar lo contrario.

Podemos recordar que fue Tony Saca quien decidió, que para financiar el quebrado sistema público de pensiones, se podía echar mano hasta del 30% de recursos de las AFP, pagando ridículas tasas de interés. Decisión que fue muy del agrado de su sucesor en el cargo, quien mejoró el negocio aumentando el porcentaje hasta el 50%.

En reciente editorial, la UCA trajo a cuenta otra de sus grandes movidas, de desviar $219 millones de diferentes carteras del Estado hacia Casa Presidencial, además de la cada vez más creciente partida secreta, recursos de los cuales jamás se dio cuenta a nadie.

Los votantes que Saca espera conquistar, tienen todo el derecho de exigirle que demuestre las calumnias que se han levantado en su contra, ya que nadie olvida el chanchullo evidente en las elecciones primarias de ARENA, partido donde él era amo y señor, para poner un candidato perdedor, gracias a un acuerdo pre-electoral con el actual Presidente, quien, curiosamente, cada vez que vocifera e insulta a los gobiernos tricolores, se cuida de mencionar el Gobierno Saca, ni someterlo a investigación. ¿Por qué?

Aún no se ha olvidado que logró un finiquito express de la Corte de Cuentas, cuando la investigación de sus bienes personales, como su recién construida principesca residencia, debió haber tomado más tiempo, ya que evidencia una inversión mucho mayor que el sueldo presidencial.

El desempeño del FMLN en el Gobierno ha sido desastroso, y con evidentes muestras de corrupción, poca transparencia y rechazo al derecho de acceso a la información. El pueblo pensante, no puede entregar la conducción de los destinos del país a un ex presidente, con un pasado tan oscuro, a menos que esté dispuesto a poner sus cartas boca arriba, y demostrar que es víctima de calumnias. Y tal vez, hasta consiga ingenuos, o aprovechados que lo crean.

*Columnista de El Diario de Hoy.