Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La triste realidad del país de maravillas del Presidente

La razón de la economía moderna es generar empleos de calidad (decentes) y riqueza nacional (prosperidad). Construir el camino que conduce al bien común: equidad en el beneficio de progreso. Las condiciones y calidad de vida de la gente está directamente relacionada con la capacidad de la economía para crecer y generar empleos y riqueza nacional. Además, si ella crece con fuerza el Gobierno recauda más recursos para cumplir sus funciones, entre ellas el financiar el gasto social (redistribución del ingreso).

Toda inversión, sea pequeña o grande, necesita confianza para realizarse. Y para ello, se requiere de un Gobierno que respete las leyes, facilite hacer negocios y deje trabajar tranquilo al ciudadano. Necesita reglas de juego claras y un claro rumbo del país, facilidades para hacer negocios y un clima de competitividad, libertad económica y transparencia. La seguridad para los negocios requiere que los políticos no traten a emprendedores como si fueran "adversarios" políticos.

¿Qué ha limitado el crecimiento económico en nuestro país? En primer lugar la falta de confianza, el no tener el ambiente antes descrito. Esto ha limitado la inversión nacional y ha alejado la inversión extranjera.

El crecimiento de la economía salvadoreña últimamente ha sido de sólo 0.8%, como promedio entre 2009 y 2013. Esto ubica al país en el último lugar en Latinoamérica. La economía salvadoreña creció menos de la mitad de la economía de Venezuela, la segunda peor en Latinoamérica. El peor índice de crecimiento reportado en El Salvador fue de 1.8%, registrado durante la gestión del Presidente Duarte, que en pleno conflicto interno reportó el doble de crecimiento que la gestión Funes. Recordemos que en la toma de posesión Funes manifestó: "nuestro mayor desafío es hacer que los próximos 5 años valgan por lo menos más de una década". Sólo que le salió al revés.

La promesa de la Administración Funes de recuperar la agricultura tampoco se ha cumplido. Para minimizar el fracaso, pasados dos años, el MAG redujo el dato de producción de granos básicos de 29.96 a 24.76 millones de quintales, sólo mediante nota enviada al BCR, sin mayor explicación técnica, siendo los datos ajustados para minimizar la caída de producción en los años posteriores, especialmente ante la caída a 21.57 millones de quintales sufrida el 2010/2011.

La producción de café proyectada para 2013/14 se desplomó a la mitad mostrada el año 2007/08. Sumado a una inexistente política en el trato de la roya, lo que causó grave daño al parque cafetalero.

En El Salvador es cada vez más difícil hacer negocios y salir adelante, cada año nos rebasa un país en la facilidad para hacer negocios. Es el colmo, 41 países nos han sobrepasado en estos indicadores en los últimos 6 años.

La inversión privada real no logra el impulso para un crecimiento económico adecuado. El Salvador fue el peor anfitrión de inversión extranjera en la región. De los $8,877 millones que ingresaron en 2012, El Salvador sólo logró $516 millones; esto es, el 5.8%.

Entre mayo 2009 y agosto 2013 se crean 90,459 empleos, unos 21,300 por año; versus la meta de 50 mil. Para ese agosto son 122,041 empleos por debajo de la meta de 212,500. De llegarse a 802 mil empleos a mayo de 2014 se habrán creado unos 120 mil empleos; esto es, unos 130 mil empleos por debajo de la meta de 250 mil empleos en 5 años.

De los 90,459 empleos generados en 4 años y medio de gobierno del FMLN, 22,024 son por aumento en la burocracia. El sector privado creó los otros 68,435 empleos en un esfuerzo por superar la debilidad de la economía.

*Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.com