Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Transparencia y corrupción

La ciudadanía exige un gobierno transparente, para que las cantidades millonarias provenientes de impuestos y de ayuda internacional, se inviertan en servicios de salud, educación y seguridad

Realismo mágico: Paralelamente a la celebración del Día Internacional contra la Corrupción y del Foro para la Promoción de la Transparencia, los diputados entran en pánico intentando blindarse suprimiendo el artículo de la Ley de Probidad que habla de la presunción de enriquecimiento ilícito. 

“Por un error en la declaración patrimonial, no se puede presumir que se cometió un delito. No estamos de acuerdo con la presunción” alega un diputado del Frente, refiriéndose a los dos casos estrella, del diputado López Cardoza y del Dr. Flores, cuyos pequeños errores alcanzan sumas millonarias y afirmaciones totalmente reñidas con la lógica y la decencia. ¿Desde cuándo es normal que quienes han trabajado en USA, para evitar impuestos, guarden bajo el colchón, cantidades de dinero que les permitan luego comprar al contado varios vehículos, realizar fuertes depósitos bancarios, y percibir utilidades de empresas inexistentes? 

La ciudadanía exige un gobierno transparente, para que las cantidades millonarias provenientes de impuestos y de ayuda internacional, se inviertan en servicios de salud, educación y seguridad. Pero indigna que en la reciente rendición de cuentas, los titulares de estas carteras se dedicaron a echarse flores, presumiendo de su magnífico desempeño. “Que ningún gobierno ha invertido tanto en el combate del crimen” dijo Benito Lara, pero omitiendo que no se han visto los resultados de tan alta inversión. “Se inauguró el nuevo hospital de maternidad y se anuncia la construcción de otro Hospital Rosales, y uno más en Apopa”, que posiblemente colapsen como el que Funes inauguró y carezcan de equipo y medicinas. El vicepresidente Ortiz: “Estos aspectos positivos no podrían haberse logrado sin cumplir con el mandato del señor presidente de establecer una excelente relación con el sector privado” . 

Los diputados de todas las fracciones aprueban destinar $32 millones para la construcción de otro palacio legislativo, porque el actual ha sido evaluado como inseguro, y ellos merecen lo mejor para el desempeño de su trabajo en beneficio de la población. (sic) Sería conveniente llevarlos a visitar las numerosas escuelas que presentan dramáticas condiciones de inseguridad, se están cayendo a pedazos, carecen de techos, de agua potable, de mobiliario, de servicios sanitarios. Pero esta ingrata decisión de los 84 parlamentarios es una prueba más de que “no todos somos iguales ante la ley” pues es monstruoso destinar $32 millones a aumentar la vida de lujos de los diputados, olvidando las horribles condiciones de las escuelas. Los niños pueden seguir aguantando, al cabo no votan y sus padres ya se acostumbraron a que cualquier mejora, tiene que salir de sus propios bolsillos.

Oscuras componendas para reelegir a un Fiscal General cuya actuación ha sido duramente cuestionada, actuando según la ley del péndulo, y la de su propia conveniencia. Y es tan evidente la corrupción latente en este proceso, que ha causado el rechazo de congresistas americanos, y las valientes advertencias del embajador de Alemania, gran amigo de El Salvador, y preocupado por el bienestar del país. Un voto de aplauso para los valientes jóvenes diputados areneros, que se han atrevido a desafiar al grupo de los prehistóricos, enquistados en sus curules, y acostumbrados a acercarse al sol que más alumbra.

Noticia relevante en el ámbito internacional, el involucramiento de las autoridades de la FESFUT, incluidos los de la Comisión de Normalización, en negocios ilícitos por los que están siendo reclamados por las autoridades de Estados Unidos. ¿Y habrá investigación a Sigfrido Reyes, Mauricio Funes y Tony Saca? ¿Qué esperamos para pedir una CICIES que venga a limpiar esta podredumbre de corrupción que nos está ahogando?
 
*Columnista de El Diario de Hoy.