Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Trabajo decente y productivo!

Lo que en la empresa privada son directivos y gerentes decentes y productivos, corresponde a los funcionarios de las organizaciones gubernamentales en la aplicación de las leyes

Esto es lo que todos desearíamos que hubiera mucho en El Salvador. Tendríamos menos emigración, menos aflicciones con las medidas que se están tomando en Estados Unidos con las personas indocumentadas de todo el mundo, tendríamos menos dependencia de las remesas, menos familias desintegradas, más familias unidas, más salvadoreños trabajando aquí que en otros países, una mejor industria, más crecimiento, una mejor economía, y si usted quiere puede seguir listando más cosas buenas y menos malas que tendríamos, si aquí hubiera suficientes puestos de trabajos decentes y productivos. El concepto y adjetivos del trabajo “decente y productivo” lo he tomado de la misión del Insaforp, que textualmente dice: “Capacitamos al talento humano salvadoreño para el trabajo decente y productivo”… Como no está definido qué se debe entender por “decente”, acudí al diccionario de la Real Academia Española y nos dice: honesto, justo, que obra dignamente, bien portado y de buena calidad, con lo que, concluyo, que en relación al desempeño en el trabajo diario se refiere, a ser respetuoso, honrado, puntual, dedicado y consciente de la importancia de la calidad y la productividad de su trabajo para que la empresa que lo contrata sea siempre competitiva y rentable.

Como parte de una misión que concreta su dedicación y la de su personal en la decencia y la productividad es una excelente propuesta y mi mayor deseo es que de verdad la puedan realizar, pues incrementar la decencia y la productividad nos viene bien en todos los rubros.

Y es importante, que el concepto de trabajo “decente y productivo”, se asuma también por los empresarios y creen puestos de trabajo con estas características y que además, dignifiquen a los empleados no solo en la empresa privada, sino también en las organizaciones gubernamentales, donde los sueldos los pagamos entre todos.

Lo que en la empresa privada son directivos y gerentes decentes y productivos, corresponde a los funcionarios de las organizaciones gubernamentales en la aplicación de las leyes. Y en el ámbito político, “Decente” significa: trabajador, honrado, austero, estricto con el cumplimiento de la ley, ético en sus conducta, cumplir las promesas, no defender a quienes burlan las leyes y actuar transparentemente por el bien la sociedad. Buena faena se ha propuesto el Insaforp en su misión y desde aquí mi felicitación y buenos deseos porque, además de que sean una organización ejemplar en lo decente y productivo, consigan llevar estos dos aspectos diferenciales a todos los que se beneficien de los recursos que les proporcionen y la gente entienda y aplique en su trabajo la decencia y la productividad…

¡Manos a la obra!

*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.
www.pedroroque.net