Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La temperatura actual de la Tierra ¿es peligrosa?

Desde cerca del año 900 hasta el 1300, durante el Período Cálido Medieval la Tierra era más caliente que ahora

La temperatura actual de la Tierra es muy diferente a como lo dicen los dogmas del IPCC. No tiene nada de peligrosa. Medir esa temperatura según las cifras que arrojaban las estaciones terrestres estuvo llena de errores. Durante la década de los 90 según esas mediciones hubo unas temperaturas inusualmente cálidas, con un máximo en 1998, lo que desató todas las alarmas. Tampoco la temperatura real de la Tierra coincide con la que dan los modelos por computadora del IPCC, modelos que, por incompetencia o por fraude   -–y el IPCC comenzó con el fraude en las cifras del Climagate, el escándalo climatológico del CRU--, siempre muy alejados de la realidad. 

Si en cambio aceptamos las temperaturas de los sensores satelitales mucho más precisos e integrales, nos revelan una subida de la temperatura estadísticamente significante, pero muy pequeña, desde que comenzaron esas mediciones satelitales en 1979.

El Dr. Tim Patterson, el Dr. Pat Michaels, profesor of climatología de la Universidad de Virginia; el Dr. John Christy, profesor y director, Earth System Science Center de la Universidad de Alabama, y muchos otros científicos, explican que estos sensores satelitales, mucho más precisos e integrales, revelan una subida de la temperatura, desde que comenzaron esas mediciones satelitales. El Dr. Christy dice que la tendencia es de unos 0,07°C por década, justo al borde de la insignificancia estadística. Ciertamente esto es muy poco para aceptar los alarmismos de Al Gore, Ban Ki-moon, y otros implicados en el mayor fraude de este siglo, amenazándonos si no frenamos “ese calentamiento global ascendente”.

Desde cerca del año 900 hasta el 1300, durante el Período Cálido Medieval la Tierra era más caliente que ahora. En el Siglo 20, la temperatura media global subió unos 0,7°C, después de un período frío de 700 años llamado La Pequeña Edad de Hielo. 

Únicamente en el Siglo 20 podría atribuirse el aumento de la temperatura terrestre a los humanos y a su uso de combustibles fósiles, que aumentó agudamente después de 1940. Pero la realidad muestra algo muy distinto: 1.- Una tendencia de 0.5°C al calentamiento que comenzó a fines del Siglo 19 y tuvo su pico hacia 1940. 2.- La temperatura global disminuyó de manera sostenida entre 1940 y 1975, a pesar del fuerte incremento de CO2 que supuso la Guerra Mundial, sus industrias de guerra y sus explosiones y el aumento de la industria automovilística de la post guerra. 3.- Una tendencia al calentamiento ocurrió desde 1976 hasta 1986, después de lo cual el aumento ha sido muy pequeño. Es decir eso desmiente claramente dos de los mitos del IPCC: ni  hay un calentamiento global creciente ni el CO2 es especialmente importante en las variaciones de la temperatura terrestre.

Otro de los mitos difundidos es que la Antártida  se está deshelando pero la realidad es que 5 de los 6 años con mayor extensión de hielo marino en el Hemisferio Sur ocurrieron en los últimos diez años.

El primer informe, del Hadley Centre for Climate Prediction and Research (Gran Bretaña), dado el 9-12-2009, fue mal recibido por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), de la ONU que estimaba un aumento de 0,2°C de 1999 a 2008; pero según los cálculos del Hadley Centre, la subida fue solo 0,07 ºC, y si se descuentan los efectos de los fenómenos El Niño y La Niña, la variación en el periodo resultó prácticamente nula (+0,006 ºC).

Además la real amenaza de temperatura que podemos sufrir es el entrar en un largo periodo de enfriamiento terrestre.  Así lo pronostican, entre otros, científicos del Observatorio Pulkovo en San Petersburgo (Rusia), diciendo que la actividad solar está desvaneciéndose a tal extremo que la temperatura media global comenzará muy pronto a declinar. El 8 de enero, en el sitio web de NASA Science News, Tony Phillips citando a Matt Penn y William Livingston del Observatorio Solar Nacional, llega a conclusiones muy semejantes.

*Dr. en Medicina.
Columnista de El Diario de Hoy.
luchofcuervo@gmail.com