Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Superar la parálisis educativa es el reto del próximo gobierno

En el marco de la globalización y el desarrollo tecnológico, apostarle a la educación de calidad en nuestro país, es fundamental para crear una plataforma que nos permita contar con una mano de obra competitiva y por tanto crear una posibilidad real de desarrollo nacional.

Me resulta entonces difícil de entender el abandono, deterioro y la consecuente destrucción del sistema educativo que hemos tenido que observar en este periodo de gobierno. Hoy vemos escuelas sin techo, sanitarios fuera de uso, equipos en pésimo estado, niños sentados en ladrillos que sustituyen a los pupitres.

Tampoco puedo compartir que al amparo de intereses personales o partidarios, se les niegue a los niños y a los jóvenes el acceso a la educación de calidad, como lo hemos comprobado con la eliminación del Plan 2021, la abolición del Programa Educo, que incorporaba la participación de los padres en la educación de sus hijos, la suspensión de Escuela Saludable como un modelo de asistencia integral y hasta la eliminación de servicios básicos en las escuelas.

Con preocupación vemos la falta de voluntad política para contar con adecuado presupuesto escolar, un evidente retroceso en los resultados de la PAES, que denota una clara señal de fracaso del sistema educativo nacional, la galopante deserción escolar, escuelas amenazadas y secuestradas por la delincuencia, atrasos en el pago de salarios a los maestros y una alta politización en la contratación de docentes.

Por otro lado, en un mundo exigente de conocimiento y tecnología, debe llamarnos a una profunda reflexión la limitada cobertura en los servicios informáticos que reciben nuestros jóvenes. Pocos son los que tienen acceso a Internet, a una computadora y se ven en la necesidad de buscar ese servicio fuera de los centros educativos, afectando su presupuesto familiar.

En este punto, me viene a la memoria las expresiones de nuestro candidato presidencial, el doctor Norman Quijano, quien compara a un país sin tecnología con una persona que se encuentra en una estación de trenes y no sabe cómo abordarlos.

Esa persona dice Norman, no llegará a ninguna parte. Así estamos nosotros como nación, paralizados. Como dice la sabiduría popular "nos está dejando el tren". Pero si de algo estoy seguro es que: ¡No merecemos ese destino!

La única forma de cómo podemos romper las barreras del subdesarrollo y saltar esos muros de desesperanza es cuando propiciemos una verdadera educación de calidad y ese será el reto del próximo gobierno; porque no basta con ampliar la cobertura de la educación, sino también su calidad, aspectos completamente descuidados por el actual gobierno.

Debido a la poca cobertura de la educación y la ausencia de calidad de la misma, ocurre que la demanda por los puestos de trabajo menos calificados es muy grande en comparación con la demanda por los trabajos que requieren de cierta calificación. El próximo periodo será el quinquenio de la educación y marcará un nuevo liderazgo, fundamentado en el desarollo del pueblo y no en el fortalecimiento del ego del mandatario de turno.

La educación es una de las mejores herramientas para la distribución del ingreso, debido a que el salario que se recibirá por un trabajo calificado, ya sea técnico o profesional, representará un nivel superior de ingresos, con lo se generan mejores condiciones de vida para nuestra población.

Una persona educada podrá educar mucho mejor a sus hijos en valores morales que hacen a una persona respetable dentro de una comunidad, porque la ausencia de estos valores genera muchas veces fallas en la conducta del individuo, terminando comúnmente en corrupción y delincuencia.

Otro aspecto que hace de la educación un tema prioritario, es que permite a las personas tomar decisiones más acertadas a la hora de elegir y escoger dentro de las propuestas ofrecidas por los candidatos presidenciales la más conveniente.

En este sentido, es oportuno saber diferenciar cuando un funcionario ha tenido la oportunidad de llevar a la educación a mejores estadios y no lo ha hecho, de aquel que nos propone hacer de la educación un eje central de su propuesta de gobierno.

Por ello no tengo ninguna duda que apostándole a la educación, todos juntos vamos a recuperar El Salvador.

*Diputado presidente

de la Comisión de Salud.