Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Sorpresas del presidente electo!

Pedí sorpresas al presidente electo y vaya si nos sorprendió. Nos entregó un gabinete lleno de comisarios políticos. No tengo idea del debate interno que habrá generado la designación de los funcionarios del gabinete de gobierno, pero es obvio que el resultado salió peor de lo esperado. En contados casos tenemos designaciones de funcionarios con experiencia y especialización, pero en la mayoría de los casos no parece ser esa la situación.

Veamos por ejemplo el Ministerio de Educación. Designa al Ing. Carlos Canjura como ministro. ¡Muy bien! Interesante, con una gran potencialidad de refrescar al ministerio. Canjura ha estado durante muchos años encargado del programa Jóvenes Talentos en la Universidad de El Salvador. Los que han sido sus alumnos solo bellezas hablan de él. ¿Y a quién le ponen a la par? Al vicepresidente de ALBA Petróleos, presidente de ENEPASA y alcalde de San Sebastián Salitrillo.

No tengo nada en contra del Sr. Francisco Castaneda, pero todavía no sé qué hace como funcionario del MINED. Una sencilla búsqueda en Internet lo que revela es la acusación que le hiciera CLESA como alcalde por haber conectado ilegalmente a la red eléctrica de CLESA las instalaciones de la alcaldía, cuando le cortaron el suministro por falta de pago. ¡Triste historia que ahora aprenderán nuestros estudiantes!

Es necesario que el presidente electo dé a conocer la hoja de vida de cada uno de los funcionarios. ¡Vaya a ser que uno peque de ignorante! Hace como dos años incluí en esta columna un chiste que contaba uno de los actuales funcionarios. En la Unión Soviética fracasaba una barra show importada desde Francia. Contrataron una auditoría internacional que rápidamente identificó el problema con las muchachas seleccionadas. ¡Los miembros del Politburó respondieron molestos que con ellas no había problema, porque eran viejas camaradas probadas del partido!

Al margen de la naturaleza de la historia, la lección importante es que para triunfar debe asignarse a las personas correctas, no necesariamente a las leales al partido. Teniendo ya a un camarada probado en la presidencia como es Salvador Sánchez Cerén, lo ideal hubiera sido que se buscara a los mejores hombres y mujeres del país. No puede ser que realmente crean que solo los del FMLN están interesados en sacar al país adelante, en sacar a la mayoría de los salvadoreños de la pobreza. No puede ser que realmente crean que solo ellos son los puros que pueden dedicar sus vidas en beneficio de los demás. Solo basta recordarles todos los muertos que abonaron con sus vidas esta democracia. Cualquier cantidad de ellos no eran y nunca fueron camaradas probados del partido.

Otra sorpresa. La decisión del presidente electo de permanecer en su casa es con mucho la mejor noticia de la semana. Es una muestra de humildad y compromiso con la sobriedad. Ojalá logre mantener ese camino y no termine con investigaciones como la publicada anteayer por el periódico digital El Faro sobre las casas del presidente Funes.

También puede comenzar a hacer historia por la forma en la que logre acuerdos para resolver el tema fiscal del país. No es correcto hacer uso de dinero para comprar voluntades partidarias o personales en la Asamblea Legislativa. Es una práctica que debe de una vez por todas desaparecer. Los acuerdos deben tomarse con base en la racionalidad de las medidas. Tiene esta misma semana otra oportunidad de oro para demostrar que será un presidente diferente, aunque haya ganado bajo la misma bandera.

Todavía me asombra el poco mayor margen de maniobra que tuvo el presidente electo en la conformación de su gabinete. Ojalá que la falta notoria de experiencia y capacidad de algunos no lleve al país por el despeñadero. Tienen que ser buenas personas, buenos profesionales y buenos administradores. Sin alguna de estas cualidades, solo estamos invitando al desastre.

*Columnista de El Diario de Hoy.