Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Somos mayoría

Sí, en el mundo, en sus cinco continentes, somos mayoría los que amamos la vida humana, la propia y la de los demás y los que la respetamos desde el momento de la concepción; somos mayoría los que creemos en el amor limpio, sincero y fiel entre una mujer y un hombre, que se unen en matrimonio para toda la vida y ven con alegría el nacimiento de cada uno de sus hijos, frutos de su mutuo y generoso amor. Somos mayoría los que creemos que las familias formadas por esos matrimonios y sus hijos son la mayor riqueza y fuente de paz y desarrollo de un país; somos mayoría en el mundo los que defendemos que no hay más que una raza humana, la de los hijos de Dios, porque todos los humanos, al tener inteligencia para conocer la verdad y voluntad libre para elegir el rumbo y destino de nuestras vidas, demuestran que somos creados "a imagen y semejanza de Dios" y que esos dones divinos nos dan una dignidad que ningún vegetal o animal no podrá tener nunca.

Somos mayoría los que creemos en la paz y en la solidaridad entre todas las personas y naciones pero vemos que unos pocos soberbios y poderosos insisten en infectar el mundo entero con su cultura de degeneración moral y del imperio de la muerte.

Si somos mayoría mundial ¿Por qué tenemos que seguir soportándolos?

¿Por qué dejamos sin rebelarnos, que sigan su guerra a muerte contra el crecimiento de la población, el imperio de la justicia y de la ley moral universal? ¿Cuándo vamos a hacer un referéndum mundial que demuestre que somos mayoría los que no estamos de acuerdo con que se extienda su tiranía ideológica y su política de corrupción sexual?

Con su falso derecho al aborto, su genocidio de seres humanos inocentes e indefensos se cuenta ya por millones. Tienen la desvergüenza de querer imponernos un orgullo gay inexistente. ¿Acaso olvidan que el Sida comenzó a conocerse y extenderse en el mundo por varios homosexuales norteamericanos? ¿Pretenden desconocer que el primer país donde las cifras de Sida bajaron de un 15% a sólo un 4% fue en Uganda con un plan lleno de sensatez al proponer la abstinencia sexual antes del matrimonio y la fidelidad matrimonial? ¿O les molesta que ese plan lo idease una monja católica y que al ser exitoso ya lo siguen varios países africanos?

Vemos con tristeza que esta empresa millonaria de la muerte quiere acabar con toda la cultura cristiana y humana. Con su ceguera y perversión moral no ven que siguen los mismos pasos, por los que desapareció por completo el Imperio Romano. ¡Ciegos guiando a otros ciegos ya van consiguiendo implantar el suicidio demográfico en todos los países que practican su anticultura! También en El Salvador, que ya entró en el crecimiento cero de su población.

Aplaudo la rebeldía del pueblo francés que insistentemente se opone, a pesar de sufrir un duro maltrato de la policía, al falso matrimonio de homosexuales impuesto por el presidente Hollande.

Aplaudo a ese 66% del pueblo croata que en un referéndum, de iniciativa propia, pidió que se añadiera en la Constitución nacional que el matrimonio es la «unión entre un hombre y una mujer».

--Creemos --dijo a AFP Zeljka Markic, líder de la iniciativa-- que el matrimonio, los hijos y la familia son asuntos de una importancia tal que toda la sociedad debe decidir al respecto.

Y animo, por tanto, y de todo corazón, a que el 28 de este mes participemos en la marcha "FAMILIA SANTUARIO DE LA VIDA" para defensa de la vida, el matrimonio, la familia y nuestros valores cristianos. Demostremos que somos mayoría los que creemos y queremos que en nuestra Constitución quede claro lo que es un verdadero matrimonio. El gobierno lo prometió hace tiempo. Que demuestre ahora que sirve al pueblo salvadoreño y que no es esclavos de la cultura millonaria de la muerte.

*Dr. en Medicina.

Columnista de El Diario de Hoy.

luchofcuervo@gmail.com