Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sobre los diputados

Siempre sorprenden las declaraciones de los diputados, quienes luego se quejan de la bajísima calificación que su desempeño recibe. El diputado Gallegos en reciente entrevista radial expresó que "Mi compromiso personal es que no voy a descansar hasta que el ex presidente Flores responda ante la justicia salvadoreña". Y aunque todos queremos que se haga justicia, es lamentable que habiendo tantas leyes importantísimas pendientes, sea el hígado y el afán de venganza lo que guíe las acciones del tránsfuga.

Don Sigfrido Reyes, está por despedirse del cargo durante el cual tuvo que quebrantar la ley, para mantener en secreto el derroche de recursos del Estado, en asesores, incapaces, comilonas y regalitos. Sería oportuno que lo nombraran embajador en Rusia, pues si la actual embajadora ha logrado que en El Salvador se levante una estatua al cosmonauta Yuri Gagarin, tal vez don Sigfrido consiga que en Moscú erijan estatuas a Farabundo Martí y Schafik Handal como reciprocidad.

Tras el triunfo de la ciudadanía apoyando al partido ARENA en las elecciones del 9M, es prioritario luchar por depurar la calidad de diputados en la Asamblea, y aprovechando las próximas vacaciones, creo oportuno compartir algunas recomendaciones, de autoría desconocida, que han circulado en internet, para lograr una Asamblea Legislativa formada por ciudadanos de altura.

1. Los diputados deberán cumplir rigurosamente las leyes, igual que el resto de los ciudadanos. 2. En caso de incumplirlas, no podrán ampararse en el fuero. 3. Sus mandatos durarán no más de dos legislaturas, para luego retirarse a la vida privada, y buscar otro empleo. 4. Servir en la Asamblea es un honor y un servicio, no una carrera para componerse, junto con sus familias. 5. No gozarán de servicio de seguridad una vez haya concluido su mandato. 6. Dispondrán únicamente de un vehículo, con motorista, para uso oficial y del combustible que ello requiera. Su familia deberá hacerlo en un vehículo particular, pagando al motorista. 7. No podrán votar por su propio aumento de salario. 8. Los beneficios de seguro médico hospitalario cesarán al término de su cargo, así como los demás beneficios inherentes a su calidad de funcionario.

Experimentados analistas políticos han sugerido la conveniencia de una reforma constitucional, en cuanto al número de diputados, que de 84 podrían disminuirse por lo menos a la mitad, siendo la representación proporcional al número de habitantes por departamento, para que los ciudadanos pudiéramos conocer y reclamar a quien nos representa. Los diputados que renuncien al partido que los eligió, no podrían declararse independientes, siendo sustituidos por su suplente. Serían independientes únicamente aquellos que accedieron al Congreso bajo esa modalidad.

Y como un proyecto lejano, pero conveniente, considerar seriamente cuáles son los beneficios del PARLACEN, actualmente paraíso para que ex presidentes y ex diputados mantengan el fuero, gocen de inmunidad y de jugosos salarios, y de la Corte Centroamericana de Justicia, de cuyas acciones tenemos recuerdos poco gratos los salvadoreños. Estos organismos, en toda su existencia, no han contribuido a la integración centroamericana, tan necesaria, y actualmente vulnerada con el famoso cobro de $18 en las aduanas.

El perfil del candidato a diputado para 2015, su formación académica, experiencia profesional y sobre todo sus valores éticos deben ser seriamente analizados por los partidos políticos, por la grave responsabilidad que supone el nombramiento de importantes funcionarios que ellos tienen en sus manos y las experiencias negativas sufridas en el pasado.

La Semana Santa, en que conmemoraremos los misterios de la pasión, muerte y resurrección del Señor, son una buena oportunidad para reflexionar y descansar.

*Columnista de El Diario de Hoy.