Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sobre ARENA y sobre el FMLN

Recibí muchos correos por mi artículo del pasado lunes. Muchos de ellos de agradecimiento y también bastantes en contra; algunos de estos escritos con educación y unos pocos insultantes. A todos, incluso a los insultantes, he contestado. Algunos han hecho escándalo farisaico por la frase "aunque sea más pobre que una rata", tomándola en sentido literal en vez del sentido metafórico, que es el verdadero y el que yo la usé. Pero no se puede pedir… peras al olmo… y espero que a esta otra expresión metafórica no le busquen… tres pies al gato.

Les prometí a algunos hacer también mis críticas a ARENA y aquí las hago. Yo no soy de ARENA ni me gusta tal como ahora está. La crítica principal a este partido ya la hizo, mucho mejor que yo, Manuel Hinds, repetidamente, y cargado de razones, de datos y de manera contundente y esclarecedora. A él me remito.

Pienso que ARENA necesita un cambio profundo, incluso generacional.

Tal como Quijano hizo para ser elegido alcalde, mostrando enseguida su equipo, lo debería haber hecho también desde el comienzo de esta campaña publicando quiénes iban a ser sus ministros, gente con prestigio de honradez, de eficiencia, y algunos con anterior experiencia exitosa en ese mismo cargo. Hay gente de sobra para elegir un gabinete brillante. ¿Por qué no lo hizo? Tal vez por esos compromisos políticos de "dame y te daré". Creo también lo que como de pasada señaló Hinds: que convendría separar el poder político del poder económico, lo cual a mí me parece una poderosa carga de profundidad.

Sí, señores, del electorado que no votó, algunos fueron por miedo a los mareros y de eso tienen culpa el chueco señor Funes y el TSE. Ambos no jugaron limpio. Pero la mayor parte de los que no votaron lo hizo porque están hartos de todos los políticos, de su olvido de que son servidores del pueblo y no de sí mismos. Eso es una generalización injusta pero así los ven, como un grupo de mediocres aprovechados, desleales --listos para pasarse de un partido a otro donde el hueso a roer tenga mayor substancia--, o prometiendo miles de cosas que saben que no pueden, porque el gobierno actual ha dejado al Estado casi en bancarrota.

Curiosamente en este juicio negativo, gracias a sus eficaces cortinas de humo, el FMLN sale mejor parado que ARENA. De los que me escribieron en contra, algunos dicen que el comunismo es sólo una teoría, que el FMLN no es comunista y bla, bla, bla. Hay que tener cinismo para decir que el comunismo es sólo una teoría o que el FMLN no es un partido comunista. El FMLN rara vez dice verdades porque, Lenin sentenció que "la verdad es un prejuicio burgués". Pero nunca han negado --aunque sin hacer demasiada publicidad-- su comunismo.

Cuando uno de los que cortan el bacalao --creo que Merino-- dijo que no eran la alternancia sino la alternativa, ¿qué quería decir con ese juego de palabras? La alternancia en el poder es lo que ocurre en las democracias. La alternativa a la democracia es la dictadura comunista como la que soportan malamente los cubanos desde 1958 hasta la fecha. EL FMLN, viene para quedarse y no marcharse jamás.

El FMLN siempre ha puesto como modelos a seguir, Cuba y Venezuela.

En Cuba no hay democracia sino la dictadura comunista donde sólo viven bien Fidel, Raúl y los jerarcas del partido. Por eso gran parte de los cubanos están en Miami o comidos por los tiburones en su desesperada huida de esa tiranía. La Venezuela actual tiene una inflación superior al 75 %, crecimiento económico negativo o nulo, cada vez más control de precios y más escasez. Para proveerse de comida la gente hace colas de 3 a 4 horas, les asignan unas cantidades mínimas y les marcan en el antebrazo para que ese día no vuelvan por más. ¿Cuál de estos dos modelos es el que usted prefiere para El Salvador?

*Dr. en Medicina.

Columnista de El Diario de Hoy.

luchofcuervo@gmail.com