Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sínodo extraordinario de los obispos 2014

Mañana domingo se inaugurará en el Vaticano un gran acontecimiento eclesial: El Sínodo de los Obispos 2014 con el tema: "Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización". La iglesia trata de responder a las necesidades y urgencias pastorales que tienen que ver con la familia, célula fundamental de la sociedad. Participarán 213 personas, entre ellas, 13 parejas de esposos que representan los diversos continentes. La misión de estos matrimonios es la de proponer al mundo "la belleza y valores de la familia que emergen del anuncio de Jesucristo que disipa el miedo y sostiene la esperanza".

Este Sínodo ha creado muchas expectativas sobre sus resultados. Algunos esperan cambios en la enseñanza tradicional de la iglesia sobre la práctica pastoral de no permitir la comunión a divorciados que se han vuelto a casar. La enseñanza de la Iglesia en este tema, dijo el cardenal Burke, es misericordiosa, trata de ayudar a las personas a llevar una vida tan santa como puedan pero sin traicionar la verdad del matrimonio. Hay situaciones ya definidas por la iglesia. Los Padres Sinodales no debatirán asuntos doctrinales pero sí escucharán los problemas y expectativas que están viviendo las familias. Se mostrarán cercanos a ellas y les ofrecerán de forma creíble la misericordia de Dios y la belleza de la respuesta a su llamada.

El Sínodo ya tiene enemigos. La organización pro-gay "Arcus" ha entregado una subvención de 200 mil dólares a una coalición de "católicos disidentes" que buscan manifestarse contra el próximo Sínodo que tratará desafíos pastorales relacionados con la familia. Los obispos no ignoran la situación de las personas que son homosexuales, y por eso, tratarán de dar una respuesta pastoral que les acerque a Cristo. La iglesia, siguiendo el ejemplo y enseñanza de Cristo condena el pecado y mira con misericordia al pecador. En la declaración sobre la "Persona Humana, 8", se nos dice: "Indudablemente, estas personas homosexuales, deben ser acogidas en la acción pastoral, con comprensión y deben ser sostenidas en la esperanza de superar sus dificultades personales y su inadaptación social".

Hoy 4 de octubre, se reunirán miles de personas en la Plaza de San Pedro para realizar un momento público de oración y reflexión. Estos momentos de vigilia serán enriquecidos por la presencia del Papa Francisco y los Padres Sinodales. La convocatoria incluye una invitación a los que no podrán estar presentes para que enciendan una "vela" en sus hogares, en grupos parroquiales o diocesanos como signo de adhesión a este importante Sínodo.

"La familia, nos dice la Carta de los derechos de la familia, está fundada sobre el matrimonio, esa unión íntima de vida, complemento entre un hombre y una mujer, que está constituida por el vínculo indisoluble del matrimonio, libremente contraído, públicamente aceptado, y que está abierta a la transmisión de la vida" (CDF B).

La familia es la primera escuela en donde se aprenden las virtudes humanas y cristianas, en donde aprendemos a decir "papá y mamá", en donde se nos enseña a conocer y respetar el nombre de Dios. Reconocemos que muchas familias están en crisis porque quizá han olvidado que cada persona tiene una dignidad y unos derechos innatos. El Papa Francisco nos pide elevar una plegaria a Dios, para que en este Sínodo, se vuelva a despertar en todos "la conciencia del carácter sagrado e inviolable de la familia, su belleza en el proyecto de Dios".

*Sacerdote salesiano.