Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Signo, señal, símbolo y comunicación por la calle de la amargura

La comunicación visual, los mensajes en el combate al zika deben ser claros y contundentes y deben reflejar la decisión técnica y práctica de las autoridades de Salud para enfrentar esta enfermedad que afecta gravemente

Hace unos días, en una calle por los alrededores del mercado San Miguelito, hubo un hundimiento, los trabajadores tuvieron que hacer un tremendo hoyo para hacer las reparaciones. Lo que me llamó la atención es que encima del hueco había una línea amarilla de “no pasar” y un pequeño letrero hecho a mano en un cartón insignificante, “cuidado con el hoyo”.

Esta misma semana, pero en dimensiones mucho más grandes, por el Trébol, carretera a la Libertad, un hoyo de grandes dimensiones, tan grande que tuvo que suspenderse el tráfico por la zona, hizo que cuadrillas de trabajadores tuviesen que laborar arduamente para hacer las reparaciones adecuadas. Al igual que el hueco por San Miguelito, una línea amarilla señalaba el peligro, en este caso, eran graves porque la suspensión del tráfico provocó gran congestionamiento por la zona.

En ambos casos fortuitos, hubiese sido de gran ayuda aunque sea un aviso de precaución; pero no, a nadie le interesa, no sé si por ignorancia, desidia o ambas, el preocuparse por reparar cuanto antes la avería sino prevenir a la población sobre los peligros que conllevan estos incidentes; hace unos años, en el bulevar Tutunichapa hubo un hueco de grandes dimensiones y al igual que ahora, no se señalizó adecuadamente, un vehículo fue a caer al fondo… responsables, nadie.

La comunicación básica hace la diferencia entre signo, representación gráfica de una palabra como lo es el “signo de interrogación”; la señal que es un tipo de signo especial con un mensaje específico (por ejemplo el cigarrillo con un X, no fumar); y el símbolo, la representación gráfica de una palabra o una imagen relacionada con un sentimiento, idea o lucha (la cruz, para la Cruz Roja o para los cristianos).

A partir de esta diferenciación básica, quiero plantear que detrás de un signo, una señal o un símbolo existe o no una estrategia de comunicación que busca un objetivo preciso, que va más allá de la información y mostrar una visión de cómo se hacen y quieren hacer las cosas. Me explico; en el simple y sin mayor trascendencia de los huecos provocados por la ruptura de tuberías, el hecho de no preocuparse por señalizarlos, muestra claramente que no hay conciencia de la necesidad de colocar un signo que anuncie el hoyo, mucho menos de utilizar una señal de “cuidado” y por supuesto no existe ni la menor idea de generar símbolos de que esta institución relacionada con las tuberías de agua, está dedicado al trabajo con la ciudadanía para brindar un servicio y que por lo tanto podría tener un símbolo de servicio, atención, esmero y prontitud. 

Este es menos grave con los hoyos, pero tienen gran magnitud cuando nos referimos a temas tan delicados como la expansión del dengue, chikunguña y el zika… plagas transmitidas por un zancudo que habita en los charcos y que se puede erradicar con prevención y educación.

Pero no, en nuestro El Salvador, al igual que los hoyos, en el combate de esa plaga que golpea a los salvadoreños no se usan los signos adecuados, las señales que se dan son equivocadas y por supuesto no hay símbolos que muevan a los ciudadanos a trabajar por combatir con razón y corazón esta enfermedad, que también afecta al menos una treintena de países en el mundo.

Esta semana, tres casos de zika fueron detectados en Florida, inmediatamente las autoridades decretaron emergencia y se ha solicitado fondos especiales para enfrentar la enfermedad; acá, en nuestro El Salvador, a mitad del año pasado empezó el run run de la enfermedad… las autoridades de Salud negaron y negaron los hechos, incluso prohibían a los médicos del sector público se refieran al caso… y por supuesto el tratamiento era general confundiéndose con el dengue o el chikunguña. Ahora está por convertirse en pandemia y mientras uno de los funcionarios llama a que las mujeres se coloquen especie de burkas o que dejen de tener hijos, otra funcionaria reparte en algunos hospitales de mujeres, mosquiteros…

Acciones de choque como las hechas en Florida pareciera que no están en el horizonte de las autoridades salvadoreñas, cuestión que a la vuelta de la esquina, en Nicaragua, para hablar de un país semejante al nuestro, donde se realizan campañas masivas de prevención, movilización de la población, acciones de emergencia para acabar con los zancudos, por supuesto las consecuencias son positivas, menos casos de enfermos que en El Salvador.

En pocas palabras, en el combate al zika no hay signos, señales y símbolos adecuados porque pareciera no haber la visión de mediano y largo plazo, que conlleva la eficiencia en el accionar de las autoridades de salud; ¿pasará lo mismo en Seguridad?, creo que sí.

*Editor Jefe de El Diario de Hoy.
ricardo.chacon@eldiariodehoy.com