Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Siempre sorprendente

Queremos comenzar el año con buenas noticias. Como éstas casi nunca provienen de la situación económica o de la política, áreas que más bien nos mantienen en un estado de zozobra y preocupación, acudiremos a la que siempre es una fuente de optimismo y de esperanza en el futuro: la ciencia. Los avances científicos, a la vez que nos sorprenden e incitan nuestra curiosidad, nos permiten mantener la fe en el género humano y valorar todo su potencial. Nos dan aliento, pues al observar de lo que es capaz la creatividad del hombre nos sentimos más seguros en este viaje por la vida. La ciencia y la tecnología brindan oportunidades a nuestro diario vivir, permitiéndonos resolver los problemas que vamos encontrando en el camino y a superar las limitaciones de nuestra condición humana,

Estamos a las puertas de una nueva era tecnológica, de un salto cualitativo comparable al que se tuvo con el advenimiento de las computadoras personales y de los teléfonos celulares, que cambiaron de forma sensible nuestros hábitos personales. El descubrimiento de nuevos materiales para la elaboración de dispositivos cada vez más pequeños y potentes hará muchas cosas posibles. Actualmente se están diseñando microprocesadores que se montan en materiales flexibles del grosor de una cinta adhesiva. Esto permitirá que dentro de poco llevemos en nuestra ropa o incluso adheridos a nuestro cuerpo como tatuajes dispositivos que nos darán información constante de parámetros fisiológicos importantes o información ambiental. Los nanotubos de carbón son un tipo de material que ya se empieza a usar y que tiene propiedades de resistencia y velocidad de conducción marcadamente superiores a los actuales. Ya oiremos hablar de ellos y de una nueva área científica, la Nanolitografía, que nos sorprenderá con su vastísimo potencial.

Vivimos limitados por nuestros sentidos, pero esto será cosa del pasado. En poco tiempo seremos capaces de tener capacidades sensoriales que antes sólo imaginábamos al ver series de ficción. La Realidad Aumentada es una tecnología que incrementa las percepciones que tenemos del ambiente y por tanto hace posible obtener información detallada en tiempo real.

El Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés) tendrá nuevas aplicaciones. Con receptores de menor tamaño y mayor precisión sus usos incluirán funciones para la agricultura, la seguridad pública y el entretenimiento.

En el campo de la Medicina los avances han sido formidables y hacen ver el futuro con alivio. La Nanomedicina, área que se desarrolla con rapidez, busca desarrollar máquinas microscópicas que reparen tejidos, ataquen microorganismos patógenos y transporten medicamentos a sitios específicos. En el tratamiento del cáncer, por ejemplo, la Nanomedicina hará que la quimioterapia actual se transforme de manera drástica. Por medio de nanopartículas será factible atacar de forma exclusiva las células tumorales sin afectar el tejido sano.

Siempre en referencia al cáncer, se ha descubierto recientemente que para el tratamiento de muchos tipos de tumores la clave está dentro de los mismos. Los tumores cancerosos tienen mecanismos que les suministra energía con la cual crecen y se diseminan. Actualmente se desarrollan medicamentos que afectan esta fuente de energía. Lo innovador de éstos es que al no atacar directamente las células cancerosas no tienen la toxicidad que hace de la quimioterapia actual un problema.

Se acerca también una nueva era de antibióticos. Algunos derivados de la biotecnología y otros extraídos de organismos que viven bajo condiciones extremas en las profundidades del mar. Definitivamente, la ciencia nunca deja de sorprender.

*Médico psiquiatra.

Columnista de El Diario de Hoy.