Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El show de Cristina en siete minutos

Algunos políticos se desviven por construir caras bonitas en vez de impulsar políticas públicas exitosas. Así se observa en Argentina y así empieza a observarse en El Salvador. No es casualidad que quien coordinó la campaña del expresidente Funes, y luego fue su asesor, sea un argentino experto en marketing político que trabajó para un exmandatario peronista y que ahora trabaja para el oficialismo de su país de cara a las presidenciales. Pero esta columna no es sobre Luis Verdi ni sobre Mauricio Funes. Esta columna es sobre el show de Cristina Fernández de Kirchner, en adelante, CFK,quien preside la República Argentina y que atravesó un cuadro de salud complicado en 2013.

Minuto 1. CFK pregunta a su hija si pueden comenzar a grabar un video supuestamente casero. Está sentada en un sofá y se esfuerza por mostrarse casual, espontánea, sincera. Si bien lleva más de un mes de no aparecer en público debido a una operación quirúrgica en el cráneo, la mandataria luce impecable. Al cabo del minuto uno ya agradeció al equipo médico, a sus compañeros de hospital y a los que oraron o le enviaron mensajes por correo electrónico, Twitter o Facebook.

Minuto 2. CFK cierra sus agradecimientos a la solidaridad de las palabras y abre los agradecimientos a la solidaridad de los regalos. Inicia por las cartas y las flores como una adolescente que alardea de sus pretendientes. Todo está planeado. Las rosas a su derecha están planeadas. El pingüino de peluche a su izquierda también está planeado.

Minuto 3. CFK introduce los primeros recursos para no aburrir: ediciones en el video, diálogos directos con su hija y preguntas retóricas que introducen a una correspondencia enviada por un joven líder de una organización estudiantil en el día de la "lealtad". Ese caso también está planeado. Repetir la palabra "lealtad", como Evita lo hacía para Juan Domingo Perón, también está planeado.

Minuto 4. CFK busca empatía, quien la escuche debe colocarse en sus zapatos. Cuenta lo difícil que fue recibir un diagnóstico médico que sugería, tras un examen rutinario, abrir su cabeza. También menciona su cercanía con el cáncer meses atrás. "Fue un momento difícil", concluye en los últimos segundos del minuto cuatro. Y tiene razón, su salud e incluso el fallecimiento de su esposo han sido retos duros, pero también oportunidades comunicacionales y ella lo sabe.

Minuto 5. CFK comienza a despedirse, lleva ya cinco minutos en el sofá. Agradece a su hija por el video supuestamente casero y suelta una risa muy simpática. Pero la mandataria sabe que todavía puede aprovechar la atención y decide revelar a la audiencia un último regalo recibido: Simón, el perro "nacional" de Venezuela que Hugo Chávez le había prometido. Pide un momento de espera, se para, vuelve con Simón, lo sienta entre sus piernas y ahora el discurso se centra en la nueva mascota. Eso también está planeado.

Minutos 6. CFK bromea con Simón cuando este juega con su cabello: "con el pelo no porque rompemos relaciones con Venezuela". Habla de un antepasado de Simón que acompañaba a Simón Bolívar; habla de la película Gladiador donde aparecía un perro similar; habla del "indio" que cuidaba al perro de Bolívar y de los españoles que los encarcelaron a ambos; habla de la muerte de dicho perro en la batalla de Carabobo, y habla de la independencia. Simón vuelve a jugar con la mujer más poderosa de Argentina y esta lo reprende: "no Simón, que van a acusar a los chavistas de malos".

Minuto 7. CFK dice que Simón es un regalo del hermano de Chávez y que "es un divino, está todo mundo enamorado de Simón", quizá por eso le ha dedicado tres minutos (por supuesto que no es por eso). Finalmente, se despide con una frase demoledora: "ahora nos vamos a trabajar; Simón a dormir y yo a trabajar".

Este fue el show de Cristina que busca reproducir ciudadanos que duerman como Simón entre flores, regalos y otras superficialidades mientras los políticos hacen lo suyo. El video se encuentra en Youtube bajo el título "Mensaje de la Presidenta" y lleva más de medio millón de vistas. Cualquier coincidencia con la realidad en otros países tampoco es mera casualidad… Eso también está planeado.

*Colaborador de El Diario de Hoy. @guillermo_mc_