Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Señales concretas contra la delincuencia

Ambos gobiernos están comprometidos en alcanzar metas programáticas bajo un nuevo enfoque de cooperación. El objetivo, lograr un crecimiento sostenible de la economía salvadoreña, superando las principales limitantes ya identificadas

En El Salvador, existen tres iniciativas que están siendo financiadas por Estados Unidos, a saber: Fomilenio II, Asocio para el Crecimiento (APC) y Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, las cuales se han vuelto fundamentales y estratégicas para el combate de la inseguridad y el crimen organizado, especialmente en la coyuntura de violencia que estamos viviendo.

Las últimas dos iniciativas contienen aspectos relacionados directamente con el clima de negocios y con la seguridad ciudadana, por lo que resultan ser un reto interesante como nación, el poder ejecutar las medidas que proponen y gestionarlas de forma coordinada, para evitar duplicidad y garantizar su sostenibilidad en el tiempo.

Ambos gobiernos están comprometidos en alcanzar metas programáticas bajo un nuevo enfoque de cooperación. El objetivo, lograr un crecimiento sostenible de la economía salvadoreña, superando las principales limitantes ya identificadas: inseguridad y baja productividad en el sector de transables.

En el APC, sin duda alguna, los temas sobre crimen organizado e inseguridad son el fondo del asunto. El plan de acción, por ejemplo, establece 14 metas en esta temática, en cambio en el tema de productividad se establecen únicamente 7 metas. Las autoridades estadounidenses están dedicadas a trabajar con las salvadoreñas para formar y construir comunidades salvadoreñas fuertes, que puedan proveer oportunidades para su gente, y buscan trabajar con el Gobierno de El Salvador para compartir mejores prácticas para los fiscales, oficiales de policía y jueces, aportando ideas sobre cómo rastrear a los criminales, las drogas, las armas y el dinero. Estados Unidos plantea un enfoque integral y equilibrado en el área de prevención, que incluye acciones y leyes para reducir la demanda de drogas ilegales en su territorio.
 
Es de considerar que para caminar a ese norte se debe comenzar por lo fundamental, reforzando las leyes para obtener mejores resultados. El marco legal debe ir acorde con las realidades y necesidades del país.

Un aspecto vital a considerar es la colaboración de la ciudadanía, pero ésta también se ve lesionada por lo débil de nuestro marco legal. ¿Qué garantía real tiene el ciudadano en su seguridad personal al actuar como denunciante o testigo? El sistema se derrumba cuando se asesinan testigos claves para condenar y sacar de circulación a delincuentes. Es necesario cambiar radicalmente esto, para incentivar la confianza ciudadana. Y además, reforzar las pruebas científicas para lograr condenas.

El APC ha sobrepasado la mitad de su período de implementación, por ello, es propicio hacer una evaluación del camino recorrido hacia las metas de seguridad y de productividad; especialmente las acciones a implementarse, dado que el impacto efectivo en las políticas sigue siendo uno de los principales desafíos del Asocio. 

Se vuelve indispensable responder sobre ¿qué temas priorizar en los últimos semestres del APC?; también ¿cómo se medirá el impacto que ha tenido?; además, ¿qué hará El Salvador para continuar el diálogo público-privado para seguir de manera coordinada con el combate a la inseguridad y hacer frente a la falta de productividad en el sector transable?, y finalmente, ¿cómo el APC complementará a Fomilenio II y el Plan para la Prosperidad del Triángulo Norte?

Ante estas realidades y en medio del repunte de violencia, se ven señales concretas para combatir la oleada delincuencial. Recientemente, la Sala de lo Constitucional ha confirmado la tipificación de “grupos terroristas” para las principales pandillas; aclarado que esta denominación incluye a cualquier otra organización criminal que busque arrogarse potestades del Estado, atemorizando, arriesgando o perjudicando derechos de la población.

También destaca la reunión de los partidos políticos en Concepción de Ataco, los que suscribieron compromisos para asumir medidas que coadyuven acciones para el combate contra la delincuencia.

* Colaborador de El Diario de Hoy.
resmahan@hotmail.com