Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Semana de la RSE

La Semana de la RSE

La Semana de la RSE

La Semana de la RSE

¡Ya viene la Semana de la RSE! A partir de este año FUNDEMAS decide hacer uso de una semana completa para promover la Responsabilidad Social Empresarial en el país. Con expositores de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Perú, del 8 al 13 de julio, los empresarios salvadoreños tendrán la oportunidad de conocer cómo construir una visión estratégica empresarial implementando la RSE.

Adicionalmente también podrán conocer las nuevas tendencias, la aplicación en MIPYMES, el aprovechamiento de la RSE en la gestión de la cadena de valor y las alianzas público-privadas. La visión 2050, como estrategia sostenible para futuros empresarios, será presentada en este contexto. Finalmente se cerrará la semana con una actividad de limpieza del lago de Ilopango bajo el programa Limpiemos El Salvador.

Como dice la presidenta de FUNDEMAS, Lic. Elena María de Alfaro, "la Responsabilidad Social Empresarial ya no es una opción, es una obligación." Las empresas debemos aprender a existir bajo un nuevo paradigma. La RSE no son acciones aisladas que tienen un impacto social o ambiental. La RSE debe transformar la empresa para que en todo su actuar se tome debidamente en cuenta el desarrollo sostenible.

Esta Semana de la RSE es una muy buena oportunidad para acercarse a FUNDEMAS y a un tema que ha cambiado el quehacer empresarial. Pequeñas, medianas y grandes empresas deben estudiar cómo volverse más productivas y más exitosas a través de la RSE, a través de construir valor para todos los actores alrededor de las empresas.

Esta también es una buena oportunidad para las universidades, gremiales, instituciones de gobierno, agencias de cooperación internacional, líderes empresariales, jóvenes y gobiernos locales para mantenerse actualizados de las tendencias de la gestión empresarial y específicamente de la RSE. Se tendrá la posibilidad de validar experiencias y programas exitosos, donde se demuestre el impacto real de la RSE en empresas más productivas y más rentables.

Ya no se trata de incorporar en el quehacer empresarial actividades aisladas que respondan a necesidades del conglomerado social. Se trata de cambiar la manera de diseñar las estrategias empresariales. Por supuesto que siempre es importante organizar actividades de resiembra de árboles para recuperar la cobertura boscosa y la capacidad de la tierra para fijar el carbono libre. Sin embargo, es más estratégico que las empresas comiencen a incorporar seriamente el tema de la disminución de su huella ambiental en su planeamiento, de forma que ahorren significativamente el consumo de energía, agua y papel, y que promuevan efectivamente el reciclaje. Ambas actividades son importantes, pero es crucial para el desarrollo sostenible el cambio al interior de las empresas.

Y recuerden que desarrollo sostenible es "un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades", definición usada por primera vez en 1987 por la Comisión Mundial del Medio Ambiente de la ONU. Eso es lo crucial de la RSE. ¿Cómo cambio ya para asegurar el futuro? No sólo importan los resultados en el presente. Importa la producción y gestión empresarial que no arriesgue las posibilidades de las próximas generaciones. ¿A alguien no le interesa garantizar el mundo para sus hijos?

La RSE está promoviendo una profunda reflexión dentro de los empresarios para entender que los temas sociales ya no están en la periferia, sino que pertenecen al núcleo del quehacer empresarial. Esta transformación permite la creación de un círculo virtuoso entre la prosperidad de la empresa y la de la comunidad. Se debe superar de una vez por todas la estrecha visión que no ha permitido que como sector nos transformemos totalmente en verdaderos agentes de cambio.

*Columnista de El Diario de Hoy.