Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Seis años de trabajo a tu servicio

Este 30 de abril es el último día al frente de la Alcaldía Municipal de San Salvador, un cargo que más que un reto, en mi vida de funcionario, lo he considerado una bendición, otorgada por Dios, y un gran honor, producto de la confianza de los capitalinos.

Al final de este período, serán casi 2,200 días los que he tenido el gusto de compartir con niños, jóvenes y adultos. Escuchar sus sueños, sus temores y trabajar juntos para construir una mejor ciudad desde sus comunidades.

Recuerdo, como si fuera ayer, el 1º de mayo de 2009, cuando, en el Teatro Nacional, frente a los ciudadanos esbozaba nuestro compromiso y nuestra visión al asumir el gobierno de la ciudad más importante de El Salvador.

En ese sentido, una de las características de nuestro gobierno, dije, es que iban a tener un alcalde y un concejo cercanos a la gente, trabajando hombro a hombro con las comunidades.

Al hacer la evaluación de nuestros dos períodos de gestión, no puedo más que agradecer y felicitar a todos los concejales que me acompañaron en esta noble misión. Ellos fueron parte activa del modelo de gestión en San Salvador y que hoy es un referente a nivel nacional. Este grupo de concejales no se limitó a las reuniones semanales, sino que se involucró en las diferentes unidades de trabajo a fin de irradiar ese espíritu de compromiso y servicio a los ciudadanos.

Desde el primer día al frente de la municipalidad dije que iba a trabajar mañana, tarde y noche en la solución de los problemas de la ciudad. No puedo dejar de expresar mi agradecimiento, en ese sentido, a los más de cinco mil miembros de la Alcaldía Municipal de San Salvador que nos acompañaron y se dedicaron a dar su mejor esfuerzo para atender las necesidades de los capitalinos.

Esa voluntad de hacer mejor las cosas, se manifiesta en una gran cantidad de servicios que antes no se brindaban y que ahora quedan como un legado a los ciudadanos. Podemos hablar de la Unidad de Mantenimiento Vial, la Funeraria Municipal, los Centros de Convivencia, la Oficina de Atención a los Salvadoreños en el Exterior, entre otros servicios con los que cuenta la institución.

Ustedes saben que antes de ser alcalde visité miles de hogares en busca de una auténtica participación ciudadana para nutrir nuestro plan de gobierno. Ya en la Alcaldía, esa alianza entre gobierno local y vecinos fue esencial para la ejecución de proyectos que se hicieron realidad en las comunidades y que abonaron a reducir la vulnerabilidad, a mejorar los niveles de seguridad. Son más de 500 obras, y una inversión social superior a los 47 millones de dólares, las que quedan en la ciudad.

Siempre dije que mientras más grandes son los problemas, más grandes son las oportunidades, y ustedes acogieron esa visión, por eso fue que trabajamos juntos en la construcción de esa ciudad que todos soñamos y que todos nos merecemos. Su labor, como parte de juntas directivas, mesas temáticas, zonales, distritales y Contraloría Ciudadana, es invaluable y por eso… gracias de todo corazón.

Más que un funcionario, dije que iba a ser un ciudadano que iba a servirle al capitalino, por eso ustedes a lo largo de la administración me vieron caminando por todos los rumbos de San Salvador, eso, porque soy un convencido que la única forma en que se puede trabajar y poner el mejor esfuerzo por resolver los problemas de la gente, es conociendo su realidad.

Agradezco también el apoyo de amigos, empresarios, cooperantes, que tendieron su mano solidaria para beneficiar a miles de ciudadanos.

San Salvador es hermosa, hace seis años estaba sumida en el caos, el desorden y el abandono. Hoy, sus plazas históricas han sido recuperadas y junto a ellas, parte de nuestra identidad y orgullo de vivir en la capital. No hay mejor muestra de la transformación de la ciudad, que la Plaza El Salvador del Mundo, dedicada al patrono de nuestro país, que hoy se ha convertido en el mayor referente de la capital y de El Salvador.

Me despido, con un eterno agradecimiento por la oportunidad que me dieron de servir, y con una invocación al Divino Salvador del Mundo, para que así como guió nuestras acciones en la municipalidad, nos siga acompañando en la tarea que asumo a partir de este 1 de mayo y que nos bendiga a todos los que trabajamos por construir un mejor El Salvador.

*Alcalde de San Salvador.