Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El sector agropecuario tendrá una política sensata

El pasado jueves 27 de febrero Norman Quijano y René Portillo Cuadra expusieron su compromiso para recuperar, reactivar y devolverle el lugar que merece el sector agropecuario y la agroindustria, que por su excelente efecto multiplicador genera más de 600 mil empleos.

El sector agropecuario y la agroindustria son claves porque están conformados por personas emprendedoras, que con su esfuerzo diario contribuyen a la seguridad alimentaria y al desarrollo económico y social del país.

El gobierno del fmln ha sido ingrato al dejarlo abandonado y luego ha tratado de utilizarlo con fines políticos y electorales, porque sabe que en el sector hay temor, inseguridad, pobreza y desesperanza; porque los agricultores y productores de granos básicos viven en difíciles y angustiantes condiciones.

Norman se compromete a que en su Gobierno se terminará con esta ingratitud e indolencia. Va a estimular y premiar a quienes desafían la inclemencia del sol o de la lluvia para abrir surcos en la tierra, sembrar y llevar los alimentos agrícolas y pecuarios hasta nuestras mesas. Su política está consciente que se debe recompensar ese esfuerzo para que no se empobrezca el campo, para que el bienestar de nuestras mesas esté tomado de la mano con el bienestar de nuestros agricultores, ganaderos, avicultores, lecheros, pescadores y campesinos.

El gobierno del fmln que ya está llegando a su fin ha tenido tres ministros, y ninguno de ellos formuló una efectiva política agropecuaria para estimular la producción agropecuaria y agroindustrial. Todo lo contrario, el desconcierto del Despacho provocó inseguridad en el campo.

A esa falta de gobernanza se suma el luto y dolor causado por haber pactado con las maras. La criminalidad, las extorsiones y el robo del fruto del trabajo de la tierra, proliferó en esa cultura de ilegalidad y delincuencia. Estos funcionarios debilitaron en el agro la institucionalidad, descuidaron la asistencia técnica y la investigación, y abandonaron la infraestructura productiva.

Por desidia no atendieron la plaga de roya que inundó los cafetales. Por ello tendremos la peor cosecha de café de la historia y la pérdida de decenas miles de empleos.

El robo de ganado aumentó y la competencia desleal que manejan redes de coyotes está sangrando a los productores de carnes y lácteos.

En fin, la producción agrícola y pecuaria ha retrocedido y en las áreas rurales aumenta la pobreza y la delincuencia. Y la pretenden cubrir con propaganda y anuncios engañosos.

Norman ha propuesto una Política Agropecuaria y Agroindustrial con visión de largo plazo, para dinamizar las inversiones y las actividades productivas del sector y así abastecer el mercado interno, aumentar las exportaciones y aprovechar nuevos mercados. Una agricultura moderna, rentable, competitiva y sostenible.

A los pequeños agricultores de granos básicos se les asegura que se fortalecerá la entrega de paquetes agrícolas con semilla de alta productividad y fertilizantes, incluyendo herramientas para uso seguro de plaguicidas y la asistencia técnica del CENTA. Además, el fortalecimiento de los canales de comercialización para que el productor obtenga un precio justo por su cosecha.

Para su Política Agropecuaria y Agroindustrial es importante democratizar el programa "Vaso de leche". Que su beneficio llegue a la mayoría de los ganaderos, retomando el Convenio CENTA-PROLECHE. Con el hato ganadero deben mejorarse los rastros para producción de carne.

También incluye la coordinación con la PNC, Fiscalía, Aduanas, Ministerio de Salud, entre otras, para minimizar el contrabando de lácteos, fortalecer la institucionalidad para normas de calidad y salubridad, y también combatir frontalmente el cuatrerismo.

Estas son algunas de las medidas para recuperar el sector agropecuario e impulsar la agroindustria. Unidos todos, porque juntos vamos a salvar a el agro y nuestra Patria.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.com