Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Saldo en rojo

Cinco años después, ¿cómo podemos calificar el gobierno de Funes, que finalizará el próximo sábado? Según el IUDOP de la UCA el 70% de los salvadoreños cree que la situación económica empeoró y aumentó la pobreza, aunque sus seguros servidores todavía le dan un 6l.59 de aprobación. Federico Hernández considera que los temores que inspiró su candidatura, basados en su conflictiva y prepotente personalidad, han sido más que confirmados por él durante su gestión. Y Manuel Enrique Hinds, de manera escueta y magistral resume que "en un solo período presidencial, llevó al país que era grado de inversión, a emisor de bonos basura".

En la evaluación de estos cinco años realizada por EDH, se confirma lo que todos hemos padecido: La inversión en Salud fue el 19% de lo prometido y profesionales en la materia aseguran que la anunciada reforma, no tuvo un impacto notable. Y aunque las titulares califican su gestión de exitosa, hubo que suspender la jornada de prueba de VIH por falta de fondos.

En el MINED, huérfano de titular, no hubo resultados contundentes y pese a $400 millones en paquetes escolares, la matrícula en el sector público se redujo a partir del 2010, ni se elevó la inversión en educación al 5.5% del PIB, mientras el promedio de la PAES caía vertiginosamente.

Pero el discurso de toma de posesión de junio 2009, fue un cuento de hadas, ofreciendo cambios radicales en la manera de gobernar, respeto a las instituciones democráticas, rendición de cuentas, y "un gobierno de meritocracia, no de privilegio de unos cuantos, ni vicios de padrinazgos sombríos". Esto se tradujo en un estilo de vida suntuoso, antes no disfrutado e imposible de costearse con el sueldo presidencial, más el nombramiento de familiares, favoritas y patrocinadores, sin méritos para los altos cargos asignados. El viaje familiar a Disney, inició la no rendición de cuentas de los millones a su disposición, información que hizo calificar de confidencial.

Presentan saldo en rojo las finanzas públicas que hoy pretende parchar con un paquete de $1,500 millones. Pero sorpresivamente, esta última semana inició una nueva campaña publicitaria sobre los logros en educación y tecnología, aunque no hubo recursos para pagar las licencias de Microsoft.

Los titulares de las diferentes carteras se despiden felicitándose calurosamente por sus éxitos, especialmente en materia de trasparencia. En la inconclusa construcción de la terminal de SITRAMSS, finalizó la supervisión externa, asumiendo el MOP esa tarea. Cuando FUNDE advirtió del riesgo por la carencia de supervisión externa en la calidad y durabilidad de la obra, el MOP rechazó se cuestionara la capacidad de sus técnicos, declarando bajo reserva informes de avances de la obra, mientras Gerson Martínez sostiene que "la política de gobierno en el MOP es de transparencia total".

Aunque diariamente lloramos la desaparición de personas valiosas, jóvenes profesionales, inocentes niños y sus madres, que caen abatidos por la irreprimible ola de criminalidad que aterroriza a la población, el ministro Perdomo asegura drástica reducción de homicidios, y anuncia una nueva estrategia de seguridad que ha recibido las merecidas críticas.

El bachiller Mauricio Funes Cartagena encontró un país que los primeros tres gobiernos de ARENA reconstruyeron tras los destrozos causados por la guerrilla y los terremotos, y nos llevaron a ocupar posiciones relevantes en los índices internacionales. La gestión de Saca, jamás cuestionada a pesar sus muchas irregularidades, marcó el inicio del desastre, que Funes no ha hecho más que aumentar con sus políticas equivocadas, justificadas con el nefasto "les guste o no les guste" porque él ya se va al PARLACEN.

*Columnista de El Diario de Hoy.