Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La rendición de cuentas, nuestra costumbre de abonar a la transparencia

Cada final de año, como Alcaldía Municipal de San Salvador recopilamos diferentes informes de todas las unidades para rendir un reporte a la ciudadanía de la labor realizada.

Estos 365 días que recién finalizaron, nos dejan muchas satisfacciones, especialmente porque pudimos cumplir muchas promesas que habíamos hecho a las comunidades para reducir las condiciones de vulnerabilidad en las que viven.

En ese sentido, podemos hablar de inmensos muros en las comunidades San Luis Portales y Gallegos, puentes peatonales en La Posada y la Miraflores, entre otras obras de infraestructura comunitaria, que reportaron una inversión arriba de los 5 millones de dólares.

Esta inversión se materializa en proyectos que cambian la vida de los ciudadanos mediante la introducción de drenajes de aguas negras, sistemas de agua potable, mejora de vías de acceso, cercos perimetrales, casas comunales, y más de 255 acciones de pequeña obra que comprenden mejoras en juegos mecánicos de parques, reparación de gradas, encementado de canchas, en fin.

Todo esto no sería posible sin el apoyo de los capitalinos, que como parte de los mecanismos de participación ciudadana nos acompañan en muchas de las actividades y nos permiten orientar los recursos de la institución de una mejor manera. Son aproximadamente 800 juntas directivas de colonias, barrios y comunidades las que se encuentran constituidas para apoyar el trabajo de la institución.

Poseo un alto sentido de responsabilidad y junto a un gran equipo de trabajo vemos en cada dificultad un reto para demostrar la capacidad de respuesta que tenemos como institución, ejemplo de eso es que al llegar a la administración creamos la Unidad de Mantenimiento Vial, la cual el año pasado atendió más de 102 mil metros cuadrados de vías, mediante una inversión de 1.8 millones de dólares.

La seguridad es un eje central de trabajo y somos conscientes de la responsabilidad que tenemos para eliminar factores de riesgo, producto de ello es que, en 2014, se invirtió más de 265 mil dólares en reparar más de 4,300 luminarias, y este año ejecutaremos dos proyectos más para iluminar la prolongación de la Alameda Juan Pablo II y el Bulevar José Antonio Rodríguez Porth.

La salud es una prioridad, y en esta administración creamos el Departamento de Promoción para la Salud, que atendió a más de 27 mil personas con consultas médicas y odontológicas. Pero una labor importante que desarrollamos día con día, y que cobró mayor relevancia a raíz de la proliferación de casos de dengue y chikunguña, es que realizamos 193 jornadas de abatización y fumigación.

Estas acciones nos llevaron a visitar más de 400 centros poblacionales, identificados como los que acumulaban mayores factores de riesgo para la proliferación del zancudo.

Además, llevamos a los capitalinos oportunidades de capitación laboral, ferias de empleo, entrega de canastas solidarias, materiales de construcción, sillas de ruedas, lo que no sería posible sin el compromiso de nuestros empleados municipales.

Hemos forjado un liderazgo, el cual a través del ejemplo ha permitido recuperar la mística del empleado municipal que se siente honrado de pertenecer a una institución que, luego del desprestigio en el cual estuvo sumida por 12 años, hoy tiene un reconocimiento a nivel nacional e internacional.

Producto de ese trabajo, cuando las circunstancias lo permiten, he tenido la oportunidad de exponer en otras latitudes, invitado por organismos internacionales como UNICEF, BID, UCCI, o bien municipalidades, un poco de nuestro trabajo desarrollado en áreas específicas como prevención de la violencia, competitividad, reducción de la vulnerabilidad, entre otros.

Uno de los éxitos de esta administración y un legado para las futuras gestiones, es que la Alcaldía se debe a los ciudadanos y no responde a intereses partidarios, eso es lo que nos permitió en tan corto tiempo hacer de la Alcaldía lo que es ahora, una institución rectora del desarrollo local.

Sin embargo, la coyuntura electoral, en la cual nuestros adversarios no distinguen lo institucional de lo partidario, hace que se trate de golpear el prestigio de la Municipalidad; pero, los capitalinos saben aquilatar esta gestión; eso nos hace sentirnos comprometidos y es el principal aliciente para continuar llevando obras y acciones de beneficio a los ciudadanos hasta el final de nuestro mandato.

*Alcalde de San Salvador.