Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reclamarle a todos

El otro día, Paolo Lüers publicó una columna haciéndole a ARENA una serie de "preguntas incómodas e insistentes" que me imagino, quedarán sin contestar, lo mismo que un mensaje dentro de una botella que se tira al mar. No las contestará nadie, no sólo porque sean incómodas o porque no se dirigían a individuos específicos: quedarán sin contestar porque ARENA no tiene ningún incentivo para el cambio que, con el optimismo de Paolo, esperan muchos.

Estoy de acuerdo con Paolo en que ARENA necesita cambiar, como también con el argumento de que una reforma y renovación del partido traería beneficios que afectarían de manera positiva a la institucionalidad y la gobernanza del país. Pero como se lo dije antes de que publicara su catálogo de preguntas, no estoy de acuerdo con que sólo hay que dirigírselas a ARENA: hay que hacérselas a todos los partidos, pues la visión de que "hay que ser realistas, solo en ARENA hay apertura para discutir cambios" o de que "no es perfecto, pero es el único vehículo viable por el momento", termina resultando perjudicial por dos razones: porque le da carta blanca a todos los demás partidos de perpetuar su mediocridad, y, la más importante, porque le da la carta blanca más grande a ARENA, con eso de reiterarle de que "es el único vehículo viable".

Esa mentalidad de ver a ARENA como la "única vía" para conseguir reformas institucionales de importancia en el país, y por lo tanto, dirigir las críticas y reclamos exclusivamente a ellos, es el principal incentivo que ARENA ha venido teniendo para no renovarse del todo, y continuar permitiendo los madrugones, negociaciones bajo la mesa en la Asamblea y elecciones internas de dedazo. Porque mucha gente pensante y moderada ha dicho eso de que "son la única vía", se la han creído. Porque muchos ciudadanos que quieren un mejor país les han regalado su voto por ser "el mal menor", han dejado de trabajar por merecerse ese voto, sabiendo que con su mediocridad actual, igual lo ganan. Y lo triste de la mentalidad de considerar a ARENA como "lo menos peor" es que equivale a pensar que es lo más que nos merecemos como país.

Las preguntas de Paolo son pertinentes, y de hecho, ARENA tiene la suerte de tener de gratis con su columna lo que un consultor político profesional les podría haber dicho por una cuantiosa suma. Sin embargo, también es pertinente dirigir el mismo escrutinio a los demás partidos, específicamente, al partido en el gobierno: ¿por qué ahora hacen lo que siempre criticaron? ¿Por qué perpetúan las políticas de madrugón, corrupción y falta de transparencia? Es hasta que todos los partidos se den cuenta que el que no se renueva, se muere, que vamos a empezar a tener verdadera competencia electoral, que es al final, el único incentivo que llevará a todos a una verdadera apertura y cambio. O inspirará a otros ciudadanos a entrar para cambiar lo que critican desde afuera.

*Lic. en Derecho de ESEN con maestría en Políticas Públicas de Georgetown University. Columnista de El Diario de Hoy.

@crislopezg