Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un reafirmado compromiso con la integración

Nuestro recorrido por el camino hacia la integración nos ha enseñado que, aunque es largo, cada paso que damos produce resultados positivos

El Salvador es un país con una fuerte vocación integracionista. Esto se plasma en su política exterior y en la orientación de su actuar para posicionarse como un país integrado a la región y al mundo, que aporta creativamente a la paz y al desarrollo.

 Al asumir nuevamente la presidencia pro témpore (PPT) del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en este segundo semestre de  2015, renovamos nuestro compromiso de trabajar tesoneramente por la integración de nuestra región. 

 Un compromiso que, en 2010, nos llevó a liderar el relanzamiento de la integración, proponiendo los cinco pilares que los países adoptamos para dinamizar este proceso: seguridad democrática; integración social y lucha contra la pobreza; integración económica; gestión integral del riesgo de desastres y cambio climático; y el fortalecimiento de la institucionalidad regional. Y, que en esta oportunidad nos impulsa a priorizar en tres de ellos.

 Ante el actuar de los grupos delincuenciales,  que afecta duramente a nuestros países, es necesario retomar y priorizar la agenda de seguridad regional, ya que paralelo a la lucha contra las diversas manifestaciones delictivas en Centroamérica, es importante brindar mayor seguimiento y fortalecimiento del Marco Estratégico de Prevención de la Violencia, y visibilizar los resultados de los proyectos en este ámbito. En ese contexto,  es imperante revitalizar los proyectos de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica (ESCA), en la que el apoyo del grupo de Países Amigos y Organismos Cooperantes del SICA puede aportar nuevas herramientas  y contribuir a la implementación de las que ya se tienen.

De igual manera, durante nuestra PPT, El Salvador está comprometido con impulsar la facilitación del comercio intrarregional, así como propiciar fluidez y seguridad en las fronteras. De esta forma, seguiremos avanzando en la ruta hacia uno de los objetivos primordiales para la integración económica de nuestra región, la Unión Aduanera. Esta forma parte de los compromisos adquiridos en el Acuerdo de Asociación Centroamérica y Unión Europea, el que permitirá dinamizar la economía de nuestra región en sus relaciones con el resto del mundo.

En este ámbito, adicionalmente, El Salvador, Guatemala y Honduras trabajamos conjuntamente en acuerdos sobre temas arancelarios, reglamentación técnica y procedimientos aduaneros, como parte de los objetivos que también nos hemos planteado en la ejecución del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos. Al día de hoy, hemos alcanzado acuerdos importantes que seguramente pueden replicarse en el resto de nuestra región para producir similares resultados.

La integración de nuestra región también es de suma importancia para poder dialogar sobre problemas comunes que aquejan nuestras naciones. Por ello, ante los fenómenos climatológicos que afectan a nuestro istmo, muchos de ellos producto del cambio climático, daremos seguimiento al pilar de Gestión integral del riesgo de desastres y cambio climático.

En esta área, uno de los objetivos que nos hemos planteado es trabajar para que los miembros del SICA podamos construir una posición conjunta para defenderla como región en la próxima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), a celebrarse en París. De esta manera, al acordar una postura que vaya de acuerdo a la situación de nuestras naciones podremos velar por el bienestar de nuestros pueblos teniendo un mayor peso a nivel multilateral.

Nuestro recorrido por el camino hacia la integración nos ha enseñado que, aunque es largo, cada paso que damos produce resultados positivos para nuestra gente y que sólo si nos comprometemos verdaderamente a trabajar juntos podremos alcanzar la meta de consolidarnos como una región integrada de paz, libertad, democracia y desarrollo.
 

*Ministro de Relaciones Exteriores.