Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reacción o brazos cruzados

Fácil fuera para mí sentarme en la curul y ver pasar los temas delicados sin reaccionar por temor a las críticas; fácil fuera agarrar micrófono solo para temas positivos en espera de ganar simpatías

Este lunes leí una de las columnas publicadas en El Diario de Hoy con la mente abierta para aceptar la crítica que se hace a la oposición, término que no me gusta porque encasilla a los partidos que no son gobierno a oponerse porque ese se supone que es su rol cuando esa no es la nueva forma de hacer política que se está impulsando en ARENA. Por ahora, me toca aceptar el calificativo. 

Estoy de acuerdo con la alusión a las sesiones plenarias y agrego que las largas discusiones estériles no abonan en nada al bienestar del país y en muchas ocasiones solo sirven para el desahogo o para alimentar egos; pero no puedo estar de acuerdo con la referencia que se hace a la propuesta de crear una Comisión Especial para investigar los alcances de la Tregua aduciendo que solo es una reacción que duplica acciones.

El pacto oscuro que todos hemos admitido llamar “tregua” es uno de los errores más grandes cometidos por el Gobierno del FMLN. El consentimiento del crimen y beneficio a delincuentes alimentó a las pandillas y ahora tenemos 20, 30, 50 familias que a diario lloran a un ser querido que encontró la muerte en este mar de inseguridad al que lastimosamente muchos se están acostumbrando. 

Como diputada, como representante de quienes me eligieron y de quienes no, hago lo que me corresponde dentro de las facultades que nos da la Constitución de la República, entre ellas la de conformar Comisiones Especiales para la investigación de temas de interés nacional. Nadie puede negar que el tema de la tregua sea de interés nacional. 

En ARENA consideramos que los salvadoreños tenemos derecho a saber qué pactó el gobierno con los criminales y el costo que pagamos todos los salvadoreños por esta decisión que el mismo expresidente, Mauricio Funes, llamó política pública. 

El costo social está a la vista. Todos los salvadoreños vivimos la inseguridad que creció tras la tregua y nos ha tocado pagarlo con muertes. Pero también hay un costo económico. ¿Cuánto de nuestros impuestos fueron a parar a manos de criminales? ¿Qué parte del presupuesto –que para inversión social es ajustado- se asignó para atender las demandas que salieron de la tregua? Es un tema de transparencia, de rendición de cuentas.

La Fiscalía tiene un proceso abierto y esperamos que sea responsable llegando al fondo y deduciendo responsabilidades si hubo cometimiento de delito por parte de los funcionarios, pero ese es tema de la FGR. En la Asamblea hemos propuesto la creación de una Comisión Especial que transparente ese pacto oscuro en el que funcionarios den informe de sus acciones y decisiones en la tregua. Pero estoy clara que este es un tema de votos, de aritmética legislativa y voluntad política que no se tiene cuando se trata de la transparencia gubernamental. 

¿Es una reacción? Claro que sí y no hay razón para negarlo. Fácil fuera para mí sentarme en la curul y ver pasar los temas delicados sin reaccionar por temor a las críticas; fácil fuera agarrar micrófono solo para temas positivos en espera de ganar simpatías. Pero ese no es mi trabajo ni mi visión de hacer política. 

Yo no me voy a cruzar de brazos para contar diariamente los muertos que nos deja esta situación de inseguridad sabiendo que desde esta Asamblea Legislativa puedo hacer algo por mi país, que puedo cambiar al menos la situación de un salvadoreño que vive en el infierno de la inseguridad.

*Diputada de ARENA.
Patricia.valdivieso@asamblea.gob.sv