Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Quijano, Saca y Sánchez

En El Salvador desde hace meses estamos en dinámica de campaña electoral. Creo que sólo el Tribunal Supremo Electoral no parece darse cuenta. ¡Tantas regulaciones inútiles para proteger a los ciudadanos de campañas adelantadas y de sobresaturación de los espacios públicos con propaganda electoral! No me piden el voto, pero insisten en que quieren ser el próximo presidente del país.

Tenemos de momento cuatro candidatos, pero realmente sólo vale la pena hablar de Norman Quijano, Tony Saca y Salvador Sánchez Cerén, en orden de preferencia de los salvadoreños de acuerdo a los resultados de la última encuesta de JBS Opinión Pública, realizada para El Diario de Hoy. A la pregunta de por cuál candidato votaría hoy, 27.2% dijo que por Quijano, 26.7% por Saca y 22.3% por Sánchez. Un 23.4% declaró que por ninguno. Las respuestas en la simulación de la votación fueron muy similares.

El pastel parece dividido casi en cuatro partes iguales, al tomar en cuenta el margen de error de la ficha técnica de más o menos 3%. De momento la diferencia entre los dos primeros y el tercer lugar en la encuesta es despreciable. Los resultados de lo que pasaría en una segunda vuelta son, sin embargo, abrumadores. Saca derrotaría a Quijano por un 15%. Saca derrotaría a Sánchez Cerén por un 58%. Y Quijano derrotaría a Sánchez Cerén por un 48%.

Parece evidente que el enfrentamiento sustancial se está dando entre los candidatos Saca y Quijano. ¿Qué es lo que hace atractivo al candidato Saca? Según la encuesta, los salvadoreños piensan que Saca está mejor preparado que los otros dos con un 29.5% contra un 21.1% y un 19.0%. Si revisamos el resultado neto de las opiniones positivas y negativas, Saca obtiene un 31.4% positivo, Quijano un 23.2% positivo y Sánchez Cerén un 5.6% negativo.

Hace poco tuve la oportunidad de escuchar a Tony Saca presentar su interés por ser el próximo presidente y justificar las razones por las cuales cree ser el mejor. Muy hábilmente, Saca se presentó como el único con experiencia y se concentró en delinear lo que considera son los retos fundamentales del país. Es definitivamente un contrincante formidable, con excelente manejo mediático, muy buen comunicador y muy agradable.

En esa ocasión le pregunté al candidato Saca sobre otros temas que, a mi juicio, están a la base de las decisiones de algunos y son la integridad y el carácter. Me asombró con dos afirmaciones: La primera que todavía no sabía por qué lo habían expulsado de ARENA y me pidió que si averiguaba se lo hiciera saber. Tarea que tengo pendiente, porque no quiero usar únicamente las versiones que circularon en los medios sobre la violación a las normas de los procesos electorales internos y supuestas evidencias de corrupción. Quiero poder contar con información de las fuentes originales.

Y la segunda afirmación que me asombró fue que no era cierto que hubiera partidas secretas. Además dijo que las transferencias de presupuesto entre las diferentes carteras del gobierno y Casa Presidencial eran normales y que evidencia de ello podía comprobarse en las gestiones de sus antecesores. Es cierto que fue hasta en este período que la Sala de lo Constitucional declaró que tales transferencias eran ilegítimas, sin el visto bueno de la Asamblea Legislativa.

En la misma encuesta, los salvadoreños indican que en la decisión sobre el próximo presidente pesan más los candidatos que los partidos (83%-17%) y el plan de gobierno más que discursos y declaraciones (49.4%-39%). Ambas características revelan mayor madurez en el proceso político. Ojalá que los salvadoreños realmente evaluemos a los candidatos en toda su persona y que vayamos más allá de las imágenes y máscaras. Y ojalá que tengamos la oportunidad para conocer los planes que hasta el momento son uno de los grandes ausentes en la campaña. ¡La hora cero se acerca y no podemos seguir arriesgando el futuro!

*Columnista de El Diario de Hoy.