Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Qué Navidad!

Ya estamos a la espera de la Navidad, de la celebración del nacimiento de Jesús, de nuestra esperanza. Y nos encontramos como país siendo nuevamente desilusionados por políticos que aprovechando su posición o su cargo obtienen réditos personales. ¿Cómo es posible que sigamos los ciudadanos creyendo en las actuaciones de Sigfrido Reyes, de Nayib Bukele y de muchos personeros de partidos políticos que violan nuestra confianza? Los ciudadanos estamos llamados a incursionar en la política del país, porque cada vez estamos peor.

Sólo en estas dos semanas han sucedido cosas que incendiarían a los ciudadanos de otros países, al estilo de las protestas en España, Grecia… 45 diputados en su amplia mayoría del FMLN y GANA deciden maliciosamente dejar el tema del voto cruzado en manos del TSE y encima cambian las reglas del juego para que los magistrados puedan decidir un tema tan espinoso con mayoría simple y no calificada como manda el código electoral. Pudiendo de una vez haber aprobado la metodología de conteo de los votos que ellos proponían, deciden en cambio trasladar la decisión a manos del TSE y cambian la aritmética de las decisiones.

Debemos primero mencionar que la metodología propuesta es una burla para los ciudadanos y confunden el valor del voto con las preferencias. Mi voto vale uno y si decido compartirlo entre dos partidos, pues le toca a cada uno medio voto. ¿De dónde vienen estos señores a decir que si soy de La Libertad y voto con dos marcas sólo valen 20%, porque decidí abstenerme de las otras ocho que valen 80%? Decidí focalizar mi voto, no desperdiciarlo. ¡Serán ladrones!

La misma militancia del FMLN debería estar indignada por lo que está pasando. Hace unos años hacían uso del famoso poema de Martin Niemoller, "Cuando los nazis vinieron…", que dice que "primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada." ¿Y ahora qué dice la militancia?

Todos estamos indignados. Nayib Bukele despotrica contra el candidato a alcalde de ARENA para Nuevo Cuscatlán, Gerardo Barón, y le niega el derecho de respuesta en la radio municipal. Sigfrido Reyes y su socio adquieren una propiedad, vendida por una institución estatal, siendo funcionarios públicos y todavía no ven el conflicto de intereses. La misma institución que antes ya le había vendido a la Asamblea Legislativa una propiedad para el proyecto de la biblioteca legislativa. Y todavía no ven el conflicto de intereses.

Nos da asco, pero también nos da coraje. Ya basta de abusar del pueblo. Son nuestros impuestos y nuestro sudor el que mantiene al Estado. Uds. son nuestros servidores y desde cuándo se han llenado de soberbia y piensan que lo que aquí tenemos es una monarquía o una dictadura. Lo he repetido hasta la saciedad. Ya es hora de cambiar la política de privilegios y favores por una política de responsabilidad.

Cuando uno gana una elección, no gana poder y privilegios, sino que gana responsabilidades. Responsabilidades con los ciudadanos. Tienen que darnos cuenta de lo que se hace con nuestro dinero. Tienen que darnos cuenta de lo que hacen en nuestro nombre. Tienen que darnos cuenta y punto. Ya los ciudadanos estamos cansados de todos Uds. Ya los ciudadanos hemos decidido pasarles la factura. Ya no queremos seguir siendo abusados por Uds. Ya no les permitiremos seguir jugando a la política y sirviéndose del país. El primero de marzo del año entrante comenzará, gracias a Dios, una nueva era para los salvadoreños.

*Colaborador de El Diario de Hoy.