Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Qué esperan para entrarle con todo al mosquito?

Como dicen los AA sabiamente: “Lo primero, primero”, que en otras palabras significa, si hay voluntad, hacer lo que hay que hacer sin perder más tiempo y en este caso tratar a las personas enfermas

¡No hay tales de crear más pánico porque la gente ya está en pánico desde que la tasa de prevalencia del Guillain Barré se disparó a fines del año pasado y se relacionó con el virus del zika! De ahí que en lugar de andarse por las ramas, lo sensato y lo que espera el público es una campaña enérgica y masiva en contra del vector del virus del dengue, chikunguña y zika.

Habría que declarar primero el estado de emergencia nacional para disponer del marco jurídico adecuado e inmediatamente crear el Comando Nacional contra el mosquito constituido por médicos epidemiólogos con experiencia, médicos infectólogos también con experiencia, planificadores de salud y expertos de organismos internacionales que ya han manejado el mismo problema en otros países, con el propósito que planifiquen, organicen, dirijan, formulen acciones emergentes, supervisen su ejecución y monitoreen todas las acciones para ajustarlas sobre la marcha.

La situación es indispensable encararla con un solo frente interinstitucional e intersectorial con participación efectiva de recursos del MINSAL, ISSS, Fuerza Armada, Educación, Obras Públicas, Ministerio del Medio Ambiente, Gobiernos Municipales, Protección Ciudadana, Cruz Roja, Sector Privado y ONGS.

La primera tarea es suspender las actividades escolares a nivel nacional por un tiempo transitorio mientras se controla la situación o al menos se estabiliza. Además crear un canal único de información para mantener a la población debidamente informada. En este rubro es importante evitar la presencia de políticos porque podrían despilfarrar los recursos o bien no resistir la tentación de politizar la salud.

Entre las líneas de acción que han tenido efecto en otros países en situación similar, están: visitar casa por casa (Incluyendo fábricas, escuelas, iglesias, alcaldías, hospitales, unidades de salud y edificios públicos) los municipios más afectados para tratar pilas y otros depósitos con agua, buscar criaderos de mosquitos para destruirlos, fumigar todos los espacios, rincones y patios. Todas estas acciones las pueden realizar brigadas constituidas por inspectores sanitarios, promotores de salud, miembros de la Fuerza Armada y escolares locales previamente capacitados. Además de realizar una intensa labor educativa en los moradores.

Otra medida es fumigar y destruir criaderos de mosquitos en quebradas, ríos, cuerpos de agua diversos, aguas estancadas y similares utilizando brigadas constituidas por Ingenieros Sanitarios, miembros de la Fuerza Armada, personal técnico de Alcaldías y Ministerio del Medio Ambiente, utilizando por supuesto equipos adecuados como vehículos todoterreno y aviones para fumigar.

Actividad complementaria de especial importancia es la intensificación de la divulgación, orientación y educación del público sobre el tema de los virus del dengue, chikunguña y zika, el daño que causan a las personas, formas de contagio, secuelas, tratamiento, etc. Además de utilizar la red nacional de radioemisoras y canales de la televisión comercial pueden constituirse equipos integrados por médicos salubristas, médicos infectólogos y estudiantes de medicina y de enfermería para que den charlas en fábricas, comercios, casa comunales, iglesias y mercados. La idea es hacer que la gente cambie de actitud hacia el mosquito y responder sus dudas e inquietudes.

Como dicen los AA sabiamente: “Lo primero, primero”, que en otras palabras significa, si hay voluntad, hacer lo que hay que hacer sin perder más tiempo y en este caso tratar a las personas enfermas y tan importante como lo anterior evitar que los sanos contraigan la enfermedad.
 

*Colaborador de El Diario de Hoy.