Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Qué le dirá ahora el vicepresidente Ortiz al Grupo Atlántida que compró las acciones del Citi en AFP Confía?

Lo extraño, por no decir insólito, es que el grupo Atlántida no estuviera al corriente del debate que se llevaba a cabo en El Salvador con respecto a la insostenibilidad de todo el sistema actual de pensiones

Hace cinco meses, allá por mayo, el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, se ufanaba con justa razón de la confianza depositada en la seguridad jurídica que el país brindaba a inversionistas extranjeros, cuando daba un avance de la compra de las acciones que el banco Citi de El Salvador (oficialmente Citibank Overseas Investment) poseía en AFP Confía, por parte del conglomerado financiero hondureño Corporación de Inversiones Atlántida. Eso era muestra inequívoca (palabras nuestras) del excelente clima de inversiones imperante en El Salvador. Óscar Ortiz dijo que no habría cambios significativos y que se continuaría con las operaciones normales de la administradora de pensiones, según reportó El Diario de Hoy en su edición del 5 de mayo de 2015, en la sección de negocios.

La transacción se cerró en agosto pasado por un monto aproximado de $50 millones, de acuerdo con lo expresado por Ortiz, por el 75 % de las acciones que el Citi tenía en la AFP Confía, cuyo valor nominal era de alrededor de $7.9 millones. Esto representaba un valor de mercado de más de seis veces el valor facial de las acciones, que no incluía las utilidades retenidas y que si las hubiera abarcado, se conocería como valor contable. No se dio a conocer en ese entonces el valor en libros o contable (incluyendo utilidades retenidas) de las acciones para poder determinar más acertadamente la prima que el grupo hondureño pagó por las acciones que el Citi vendía. Este periódico hizo referencia el 14 de agosto de este año de una noticia que apareciera en el diario hondureño La Tribuna, que reportaba “el presidente de Banco Atlántida, Guillermo Bueso Anduray, anunció la operación de adquisición más grande realizada por un grupo financiero hondureño en la región centroamericana, al haber adquirido el control de AFP Confía de El Salvador, antes propiedad de Grupo Citi”.

Sin embargo, en apenas dos meses, después de haberse concretado la compra de las acciones, ahora el gobierno está tratando de estatizar una gran porción del fondo de pensiones, con lo cual la rentabilidad de la inversión del grupo Atlántida se vendría al suelo, al disminuir drásticamente el tamaño del fondo, ya que la AFP obtiene sus ingresos brutos de una comisión que percibe por administrar el fondo, que depende del monto del mismo. Por otro lado, las perspectivas de crecimiento del fondo se verán claramente reducidas al perder éste un porcentaje sustancial de sus afiliados.

Obviamente, este grupo financiero, de más de un siglo de existencia, debe haber hecho sus cálculos de riesgo de país, entre ellos el político, además de proyectar la rentabilidad de la inversión para arribar al precio de mercado de las acciones que el Citi puso en venta. Lo extraño, por no decir insólito, es que el grupo Atlántida no estuviera al corriente del debate que se llevaba a cabo en El Salvador con respecto a la insostenibilidad de todo el sistema actual de pensiones, incluyendo tanto el de reparto como el de ahorro individual. Desde hace más de un año que se hablaba de reformar el esquema actual, aunque no necesariamente de cambiarlo, como se discute ahora, sino de darle una revisada a la edad de jubilación, cotización del trabajador, monto de la pensión, comisión que cobra la AFP, tasa de interés que el Estado le paga al fondo de pensiones por préstamos que se utilizan para pagarle las pensiones a los afiliados al sistema anterior de reparto, etc.

¿Habrá habido alguna falla en la asesoría contratada para evaluar la inversión? Más importante aún, ¿estaría el vicepresidente Ortiz conocedor de lo que el gobierno estaba gestando, que es estatizar los ahorros que los trabajadores mantienen con las AFP, cuando hizo el anuncio de la compra de las acciones?

*Asesor Financiero, MBA, Wharton School.