Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lo que no se ha dicho

scribo este artículo en vista de que muchas personas ignoran todavía lo que en la administración del Dr. Norman Quijano se ha logrado en el área cultural y de festejos, ambas encomendadas a mi persona.

Cuando en 2009 el Dr. Quijano me invitó a formar parte de su Concejo, recuerdo que le ofrecí dos cosas: trabajo y lealtad. Después de seis años creo haberle cumplido, y aquí está un recuento de lo conseguido:

En el Complejo Artístico Cultural Bloom y el Teatro de Cámara Roque Dalton establecimos talleres para niños y adultos en manualidades, cerámica, serigrafía, teatro, dibujo y pintura. Creamos la Biblioteca Municipal Ambulante y desarrollamos talleres itinerantes de bisutería y piñatería en la Plaza Barrios. Realizamos infinidad de programas sobre arte e historia en Radio Mundo y Radio Clásica, y por Canal 8 transmitimos conciertos de talla mundial.

A través de Promocultura, organizamos innumerables actividades para la familia salvadoreña, siempre gratuitas y para todo público. Festivales como el Gastronómico y Vende tu Arte son buenos ejemplos. Patrocinamos decenas de presentaciones de teatro, música, poesía y danza. Reavivamos nuestras plazas y las convertimos en escenarios para conciertos de marimba, ópera, rock alternativo, guitarra clásica y música sacra, andina y contemporánea.

Nuestra apuesta por el Teatro Histórico, que casi no se hacía en el país desde los setenta, nos permitió poner en escena obras como "El magnicidio del Siglo XX" y "Gerardo Barrios: Vida y muerte". Cobraron celebridad nuestros "Buses de la Cultura", que recorren el Centro Histórico y la Ruta del Bicentenario, así como nuestro tour de "Necroturismo", que realizamos cada mes en el Cementerio de los Ilustres, a partir de una iniciativa del exministro Rubén Rochi. Tanto éxito ha tenido, que a dos meses de finalizar nuestra gestión tenemos en lista de espera a cientos de salvadoreños.

En cuanto a festejos, será muy recordada la gran celebración del bicentenario de nuestro Primer Grito de Independencia, en 2011. A lo largo de ese año tuvimos exposiciones, conferencias, tours, espectáculos teatrales y desfiles de moda con trajes de época, entre otras actividades. La noche del 5 de noviembre fue inolvidable: la ciudadanía atestó la Plaza Salvador del Mundo y marchó, con una gigantesca bandera a hombros, hasta la Plaza Libertad, todo acompañado de quema de pólvora, reparto de atol shuco y eventos artísticos.

Para Semana Santa instauramos la "Megaalfombra", hecha por el personal de Promocultura, además de poner en escena la Pasión de Cristo. Hemos celebrado por todo lo alto el Día de la Cruz y la Navidad, incluyendo concursos especiales de temporada. En las tradicionales fiestas agostinas, ningún año han faltado alboradas, serenatas, desfiles de correos y comercio, circos en las plazas, exposiciones fotográficas, luces chinas y presentaciones de danza (incluso con elencos centroamericanos). Organizamos el Primer Festival Internacional de Danza Folklórica en Parejas e instauramos el Desfile de Fantasía y el Navideño desde la plaza Beethoven.

Seis años, en fin, de trabajo incesante y entusiasta que sería prolijo describir a detalle en este artículo, pero que evidencian el interés que los salvadoreños tenemos por el arte, la cultura y el sano esparcimiento.

¿Cómo se hace tanto con tan poco? Con honestidad y transparencia, en primer lugar, pero sobre todo con lealtad hacia la persona que nos dio esta oportunidad de servir a San Salvador: el Dr. Norman Quijano, a quien agradezco por haber confiado en mí y por su ejemplo de trabajo duro y constante. Todo lo bueno que de él aprendí y el respeto que le tengo me llevan a desearle la mejor de las suertes en su carrera política.

No me resta más que pedirles, a los candidatos que corren por la Alcaldía, que con independencia del resultado de las elecciones, no dejen morir todo lo realizado en esta gestión. La cultura no es un botín partidario, sino que constituye la identidad y esencia de una sociedad. Y eso debe respetarse.

*Colaboradora de El Diario de Hoy.