Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PYMES familiares

Sabe que en todo el mundo las empresas familiares ocupan los mayores rankings en la aportación al PIB y a la creación y en el mantenimiento del empleo. Y las hay tanto muy grandes, con más de cien mil empleados, como grandes, medianas, pequeñas y micro empresas. Y por su cobertura geográfica, las hay locales, nacionales y multinacionales.

Si las vemos a qué se dedican las encontramos en todos los rubros de fabricación de productos y prestación de servicios, y en lo concerniente a la modernización, las hay muy modernas, incluso dedicadas a la investigación como también, la mayor parte en nuestro entorno, que por falta de algún factor determinante, se han quedado estancadas. A veces es, el factor disponibilidad económica para invertir, otras, falta de alternativas de financiación, y muchas también, por falta de nuevo liderazgo, bien por parte de lo sucesores o de cambio generacional en la dirección.

La relación de Pareto (70/30) creo que también se cumple en el entorno de las PYMES familiares, proyectando sus resultados económicos y comparándolos con los países industrializados y en desarrollo. Quiero decir, que aquí al 30 % de las empresas les va entre bien y muy bien y del 70 %, sus resultados son de sobrevivencia y aceptables. Al revés, que en los países industrializados, donde al 30 % de las empresas les va más o menos bien y el 70 % tienen muy buenos resultados.

También es interesante, que la mayor parte de las empresas en el mundo, además de ser familiares, son PYMES, aunque para distinguirlas se manejen diferentes números. Por ejemplo, en España se considera una mediana empresa hasta 250 empleados, y aquí, con 250 empleados entendemos una empresa grande.

Pero todas tienen como denominador común, incluyendo las multinacionales, que sus fundadores las iniciaron como PYMES y fue su inspiración, su deseo de crecimiento, mucho trabajo ordenado, autodisciplina y la reinversión continua, lo que las llevó a donde están.

¿Y cómo hacer para rentabilizar la PYME? Sencillo: ¡Poniéndose! Es decir, en lugar de lamentarse de cómo está la situación, aplicando sistemas o buenas prácticas sencillas y disciplinadas para ir reordenando las cosas desde adentro, empezando por limpiar y ordenar, hasta implantar un sistema de gestión.

¿Hay formas estandarizadas sobre cómo hacerlo? Sí. Existe una versión de aplicación de las ISO 9000 a las PYMES y también la norma española UNE 175001-1, específica para el pequeño comercio.

Pero el punto más importante, a pesar de las circunstancias, es "querer" y "decidir hacerlo". No es tan fácil, pero con tesón, es posible.

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.centrodecalidadyproductividad.com