Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pupusa de loroco

Con su pico de oro campechano, Óscar nos contó que nuestro país va por el rumbo correcto. ¡Qué ironía! ¿Y entonces por qué 8 de cada 10 opinan que El Salvador está mal, o muy mal, en una encuesta que ese mismo día publicó LPG?

Al clavo le dio Alecus con su caricatura del comandante González, en un traje de Superman, con una pupusa estampada en el pecho en vez de la “S”. 

Talento que publicó en este periódico el día después que el Superman Pipil, confesó estar cocinando un modelo socialista propio, como la pupusa de loroco. Por Dios, Medardo, ¿cómo se atreve a denigrar la joya de la corona de nuestra gastronomía, con semejante comparación?

Cólera también provocó escuchar al comandante Ortiz, nuestro vice, en el reciente lanzamiento de la innovación digital que transformó a Kenia. Con su pico de oro campechano, Óscar nos contó que nuestro país va por el rumbo correcto. ¡Qué ironía! ¿Y entonces por qué 8 de cada 10 opinan que El Salvador está mal, o muy mal, en una encuesta que ese mismo día publicó La Prensa Gráfica?

Prueba de lo bien que nos va, según el excacique tecleño, es que estamos cerrando el año con la generación de miles de nuevos empleos. En el gobierno quizás, pues culpa de que somos el país más violento del mundo, se ha secado la inversión y sin inversión, no hay ocupación ni tampoco exportación.

Se los juro, veía que la nariz del orador crecía con cada afirmación. “Cierto hay problemas de seguridad, pero inseguro también es México, Guatemala, Honduras… Si ni los europeos se salvan, como lo sucedido en París hace algunas semanas”. ¡Vaya consuelo de bobos!

El cuento de Óscar en el país de las maravillas, continuó con que este año exportaremos más que Costa Rica. La curiosidad ilustró al gato, por lo que consulté mi teléfono, y resulta que, según mi chero Google, Costa Rica exporta 3 veces más que El Salvador.

Según el señor en el pódium con nuestro escudo, este año cerraremos con cuatro mil trescientos millones en remesas que estimulan el consumo. Cierto, las remesas, gracias al sudor de frentes cuscatlecas adonde si hay trabajo, están creciendo, pero recibiremos unos mil millones menos que la cifra vicepresidencial. Cierto, estimulan el consumo, pero también nos hacen haraganes.

¿Escucharán al pueblo los cocineros de la pupusa de loroco?

No lo creo, pues los salvadoreños estamos hartos de que aquí, la vida no vale nada, lo repetimos, encuesta tras encuesta, pero no hacen nada.

También nos quejamos por el estado de nuestra salud, educación e infraestructura, pero todo parece entrar por un oído y salir por el otro.
En materia de empleo, asustó la avalancha de CV, que llegaron a la empresa adonde trabajo, producto de una reciente oferta. Demasiados, sin pegarle a los requisitos, uno con un S.O.S. de “aunque sea pónganme a barrer”.

¿Leerán estos señores a las agencias de rating y crédito mundiales?

No lo creo, pues somos cabeza en las listas, desde la de Fitch hasta la de Moody’s, como país adonde no es seguro invertir, adonde sus bonos soberanos son basura, adonde han empeñado casi todo el PIB con un grosero endeudamiento, adonde nos castigan con más y más impuestos.

También somos cabeza en las listas negras del tío Sam y la tía Merkel, como país adonde no es seguro chotear. Solo los turistas atrevidos conocen el azul del cielo salvadoreño, y gozan del clima que, en estos días, hay que pellizcarse para comprobar que no es un sueño. Welcome, willkommen.
¿Dormirán tranquilos? Los turistas espero que si, los políticos no lo creo.

Lo que sí creo que les dolió, y mucho, fue la ponchada que su top chef recibió después de un año y medio en la Casona. Es la primera vez que más de la mitad de la población aplaza la gestión de la cabeza de la nación.

Señores, por favor, ubíquense. Es imposible tapar el sol con un dedo, ni con chistecitos de mal gusto como el de la pupusa de loroco.

*Colaborador de El Diario de Hoy. 
calinalfaro@gmail.com