Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

De propósitos y compromisos para el Año Nuevo

Creo que es prudente y necesario ahora que comenzamos con un año, reflexionar sobre la necesidad de realizar esos compromisos que juramos defender el día en que fuimos instalados

Fue a mediados del año pasado que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia emitió una resolución que se tradujo en la creación de una comisión ad-hoc en la cual los diputados incluidos en la misma, debíamos estudiar y resolver sobre las inconstitucionalidades de algunos artículos de la Ley de Telecomunicaciones y su reglamento.

Para diciembre ya teníamos dictamen sobre el caso, el cual debía ser aprobado por el Pleno en la última sesión plenaria, sin embargo, dando un giro totalmente inesperado a lo acordado en la comisión, retiraron la propuesta, obligando a incumplir con la sentencia de la CSJ que daba de plazo hasta el 31 de diciembre para resolverlo.

En síntesis, la sentencia pedía regular mecanismos alternos a la subasta, para la selección y adjudicación de concesiones de frecuencias del espectro radioeléctrico de uso regulado y que la renovación de las concesiones no se hiciera de forma automática, mandato que se recogió en el proyecto de dictamen firmado.

Lo más preocupante en este caso, además de lo grave que es incumplir en tiempo una sentencia de la CSJ, es que el FMLN ha dado iniciativa a una propuesta que no solo retrasaría más la discusión en la comisión ad-hoc sino que por su contenido, estaría cometiendo varias inconstitucionalidades, además de que es a todas luces, un proyecto que promueve privilegios para algunos sectores e incluye disposiciones que podrían coartar la libertad de expresión y el derecho a los salvadoreños a estar informados, campo que no se nos ha pedido legislar.

Es evidente que el FMLN sigue en esa tendencia de copiar modelos de gobiernos a los que con el tiempo se está demostrando que no son sólidos, como es el caso de Venezuela y Ecuador, donde se han aplicado muchas cuestionadas leyes para restringir contenidos y cobertura del espectro radioeléctrico. 

En la actualidad, El Salvador ha sido catalogado por la Unesco como modelo en lo que se refiere a la democratización del espectro y recomienda no copiar modelos como esos a los que nos hemos referido.

El dictamen que presentamos al Pleno en la última sesión de 2015, no solo consideró la modernización de la ley sino que además tomó en cuenta la opinión de funcionarios, de representantes de la Asociación Salvadoreña de Radiodifusores (Asder), así como de miembros de la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (Arpas), entre otros, por lo que pudimos incluir distintos puntos de vista y consideraciones producto de quienes tienen experiencia sólida en el tema.

Debo decir que a la par del hecho de haber incumplido la fecha determinada por la CSJ, a pesar de haber realizado el trabajo en la comisión, me preocupa el que de manera recurrente la Asamblea Legislativa esté realizando mal algunos de sus trabajos más importantes, tal como ha sucedido con la elección de algunos funcionarios de segundo grado.

Yo estaba convencida de que esta nueva legislatura sería la encargada de cambiar algunas malas costumbres que se han venido arrastrando en los últimos años, entre ellas la de irrespetar en primer lugar el Reglamento Interior, que por ley es el que regula cada una de nuestras acciones como diputados, pero que además dejáramos de ver episodios de irrespeto a la Constitución de la República, como sucedió en el caso de la aprobación de la Ley de Probidad sin los votos de nuestra fracción.

Creo que es prudente y necesario ahora que comenzamos con un año, reflexionar sobre la necesidad de realizar esos compromisos que juramos defender el día en que fuimos instalados. Hoy es el tema de la Ley de Telecomunicaciones, ayer fueron otros, esta semana habrá más; lo importante en este punto es estar claros que de seguir con las mismas prácticas, el país continuará estancado, o lo que es peor, estaremos obligando a los ciudadanos a seguir ese camino tan empinado por el que viene transitando.

Yo espero que los diputados que retiraron el dictamen y pretenden apoyar ese proyecto que no responde a lo solicitado por la Corte Suprema de Justicia, reflexionen y piensen que nuestro trabajo no es hacer una ley que se ajuste a nuestros deseos sino aquella que beneficie a más ciudadanos.

*Diputada