Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Promesas: Antes y después

Por qué la fórmula del FMLN que se ha proclamado ganadora de las elecciones del 9M tiene tanto miedo a contar voto por voto, si su previo triunfalismo les aseguraba que ganarían con 16% sobre ARENA? El 0.22% que les da esa victoria pírrica, no borra los señalamientos de chanchullo, que fraguaron para ganar, a pesar del total apoyo del TSE, del Presidente Funes y de ALBA.

Ciudadanos que formaron parte de mesas electorales, atestiguan la desaparición de vigilantes del FMLN, luego de haber votado, enviando al final del día a un supervisor del partido, a recoger sus DUI. Reconocen, ingenuamente, no haberlo considerado sospechoso, pues creyendo en elecciones limpias, no estaban preparados para el fraude. El TSE no ha explicado la razón de incluir en el padrón 2014, a reos condenados, que no aparecían para la elección 2012.

Pero sobre los hechos consumados, y la presentación del equipo de transición formado por los meros meros radicales y las acciones y declaraciones emitidas, los ciudadanos que votamos por un sistema de libertades rechazando el totalitarismo, ya notamos que las promesas previas se las está llevando el viento, y que el panorama futuro se muestra sombrío.

Ya el profesor Sánchez Cerén recibió al brasileño Emir Sader, impulsor del Socialismo Siglo XXI, defensor de los regímenes de Cuba y Venezuela, aunque como candidato, negara enfáticamente que en el país se establecería ese sistema que tiene a Venezuela sumida en un baño de sangre. ¿Ayudará esto a que el gobierno de los USA conceda el Fomilenio II?

¿Qué beneficio recibirá el país enviando soldados salvadoreños a adiestrarse en Nicaragua, con miembros de los ejércitos de Cuba, Rusia y Venezuela durante el primer semestre 2014, según declaraciones del jefe del ejército de Nicaragua?

Prometió formar un gobierno inclusivo, de todos los sectores, con funcionarios capaces de desempeñar sus delicadas funciones, cuando el país se encuentra al borde del caos, tras la desastrosa gestión de Mauricio Funes, en la que los únicos que se compusieron fueron los funcionarios y sus amigos. Pero en lugar de profesionales brillantes, éticos, prestigiosos y con experiencia, vemos que el equipo de transición del candidato, carece de dichas cualidades, sino más bien demuestra la intención de premiar a los cuadros que les han sido fieles desde la época de la guerra. Clientelismo auténtico, que también se refleja en el equipo del actual gobierno: los amigos, los 5+, funcionarios tristemente célebres, culpables de haber desarrollado políticas irresponsables que han colocado al país en los últimos lugares de desarrollo en Latinoamérica.

La creación de nuevos ministerios: de la Mujer, de Ciudades, de Deportes, de Cultura, de Planificación y de Inversión Pública, que es a todas luces un enorme aumento del aparato estatal, que no es sinónimo de generación de empleos, es interpretado por Óscar Ortiz, como "ajustes, reingeniería y reformas institucionales para enfrentar nuevos desafíos y prioridades".

Salvador y Óscar han podido engañar a la población ingenua, para conseguir sus votos, mediante las falsedades del presidente Funes de los grandes logros de su gobierno, de haber generado miles de empleos, reactivado el agro, mejorado la educación y la salud, y disminuido la pobreza con programas sociales. Pero un 50% de la población está consciente de la realidad, por los índices de organismos internacionales que ubican al país en los últimos lugares de competitividad, inversión extranjera, clima de negocios.

Si para lograr la presidencia no han dudado en manosear las leyes y servirse del fraude ¿qué podemos esperar de un gobierno que inicia incumpliendo sus promesas?.

*Columnista de El Diario de Hoy.¿