Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un proceso viciado desde el principio

Lo que hizo ARENA en pocas semanas pasará a la historia como uno de los hechos más notables en la historia de los procesos electorales de América Latina. La fotografía que presentaron todas las encuestas a sólo 15 días de que se efectuara la segunda ronda electoral, le presagiaban un descalabro.

Pero ocurrió un fenómeno inédito. De pronto, grupos de ciudadanos sin militancia comenzaron a tomar iniciativas propias. Personas que tradicionalmente han sido duros críticos de ese partido, hicieron llamados abiertos a ir a defender la institucionalidad del país, votando en contra del FMLN, es decir a favor de ARENA.

Sé de una señora que abrió una cuenta de banco para recaudar fondos con el objetivo de contratar 100 autobuses medianos para trasportar personas que en la votación del dos de febrero se quedaron sin votar. Otros impulsaron lo que llamaron "Operación Hormiga", en la que incitaba a cada arenero a convencer y llevar a un votante nuevo a las urnas. Surgieron decenas de iniciativas para incentivar el voto opositor.

Lejos de amilanarse por la andanada de encuestas que presagiaban un desastre de ARENA la gente reaccionó: las estructuras del partido, tocadas en su amor propio, redoblaron su trabajo y gran parte de la sociedad civil se movilizó. De un día para otro comenzaron a aparecer por las calles de la capital y por diversos rumbos del país millares de vehículos portando orgullosos banderas tricolores.

Un amigo dedicado a hacer encuestas me confirmó que se tomó el trabajo de contar durante una hora, en una de las arterias de mayor circulación, los vehículos que portaban banderas de los partidos contendientes. Encontró que por cada auto con bandera del FMLN había diez que hacían flamear la de ARENA.

El hecho tiene importancia porque es evidente que a lo largo de toda la campaña el FMLN contó con un presupuesto muchísimo mayor que el partido que postuló a Norman Quijano y a René Portillo Cuadra. Lo de las banderitas en los autos, más que un acto de proselitismo de ARENA fue un acto de expresión cívica de rechazo al gobierno y sobre todo defensa de nuestra incipiente democracia.

Entre tanto los voceros del FMLN y algunas casas encuestadoras que convenientemente filtraron sondeos, afirmaron que el partido del gobierno se impondría por una diferencia no menor de 14 puntos. Los dirigentes oficialistas, estaban seguros de que así iba ocurrir. Incluso el mismo día de la votación hubo una empresa encuestadora muy conocida que dio a conocer una encuesta de boca de urna en la que daba una ventaja de 14 puntos a los rojos.

¿Por qué esa seguridad? ¿De dónde esa certeza? Las verdaderas encuestas internas, las que no se publican seguramente, les estaban dando a los dirigentes efemelenistas resultados similares a lo que ocurrió el domingo. Para mí que esa certeza venía de saber que se tenía la sartén por el mango y el mango también.

El Tribunal Supremo Electoral, más allá de las formalidades, fue totalmente parcial a favor del FMLN. Permitió la publicidad que el gobierno y el mismo presidente rompieran el silencio electoral. Sus respuestas a los reclamos de la sociedad fueron blandengues y tardías.

Mandó a callar a organizaciones cívicas que para Eugenio Chicas eran aparentes llamados "angelicales" al voto, con mensajes subliminales, pero permitió con argumentos ridículos la millonaria publicidad de ALBA que no era nada subliminal, sino abierta con toda la simbología del FMLN.

ARENA no tuvo nunca un representante entre los magistrados titulares en el TSE. El que fue nombrado por ARENA declaró públicamente a través de una red social que votaría por el FMLN. Y no sólo eso mostró, a lo largo de todo el proceso una dura hostilidad contra ARENA. Es decir el árbitro tenía un favorito.

La entrega de Documentos Únicos de Identidad también fue deplorable. Lejos de motivar y ayudar a la gente a obtenerlo para una mayor participación, el organismo se encargó de hacer todo lo contrario. Sobre lo ocurrido el mismo día de las elecciones y apuntan a un fraude será el partido ARENA el encargado de probarlo, si es a que a estas alturas no lo ha hecho.

* Columnista de El Diario de Hoy.