Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Prisioneros del sedentarismo

Medicamente el Sedentarismo se define como la ausencia de ejercicio regular, entendiendo que una persona es sedentaria cuando esta realiza menos de 30 minutos de actividad física durante un mínimo de tres veces por semana. Se han aplicado estos valores pues se calcula que este es el ejercicio necesario para quemar 2000 Calorías por semana. En otras palabras si no se cumplen estos tiempos no se lograran perder ese total de calorías y es así como se puntualiza, técnicamente, a una persona como sedentaria.

En este sentido se vuelve más práctico el llevar la medida del tiempo que el total de calorías perdidas. Como vemos el concepto va mas allá de lo que se ha venido pensando que es ser sedentario, pues muchas personas no se consideran en esta categoría debido a que: "hacen las compras del mercado" , " caminan cada día una cuadra hasta la parada del autobús" o bien "realizan las labores del hogar rutinariamente". En realidad eso contaría como ejercicio, medicamente hablando, sólo si se llegan a cumplir con los tiempos mínimos antes mencionados.

En los últimos quince años se han efectuado múltiples estudios médicos para evaluar el impacto del sedentarismo e inactividad en la vida y salud de estas personas, que han involucrado un total de casi un millón de personas y los hallazgos muestran que la persona promedio permanece sentada por un total de doce a cattorce horas por día (ocho horas trabajando / dos horas desplazándose del trabajo a casa y viceversa / dos horas frente al televisor). Estos estudios demostraron también que permanecer inactivo por más de doce horas al día doblaba el riesgo de sufrir diabetes, hipertensión arterial y muerte cardiovascular temprana.

Aun cuando la conducta sedentaria se ha relacionado tradicionalmente con la forma en que se vive en la actualidad, en nuestras sociedades occidentales; esta inactividad física no es únicamente responsabilidad de este estilo de vida en las personas que la sufren. La falta de espacios de recreación seguros, ausencia de instalaciones deportivas adecuadas, las restricciones económicas y las limitantes en el conocimiento sobre los beneficios reales del ejercicio, todo esto influye en que las personas no se vuelvan más activas.

Es en este sentido que muchas empresas nacionales e internacionales se han enfocado en promover periodos de "Pausas Activas" entre sus trabajadores; esto es diez a quince minutos de ejercicios cada tres o cuatro horas, todos los días laborables; se trata de caminatas cortas, ejercicios de estiramiento, respiración y postura que ayudan a combatir el sedentarismo, bajar el ausentismo laboral y motivar a una vida más activa. Estas "Pausas Activas" no solamente tienen beneficios en los trabajadores en quienes esto se vuelve un estimulo para ser cada vez menos sedentarios sabiendo que el ejercicio generara, a largo plazo, no sólo trabajadores más productivos sino además, personas más sanas. Pero tan importante como esto es el hecho de que al aumentar la actividad física, disminuye el cansancio y tedio, ayuda a reducir accidentes laborales, promueve la sana convivencia en el trabajo y además mejora, indudablemente, el clima laboral.

*Doctor en Medicina. aguilarjoya@yahoo.com