Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Primeros auxilios

En los últimos días he estado recibiendo propuestas de los ciudadanos sobre las primeras acciones que los diputados electos deberíamos aprobar en la Asamblea Legislativa, medidas de primeros auxilios a la cuestionada institución por los criticados abusos y privilegios de miembros de la clase política tradicional. ¡Cómo ha sido posible que Vicente Menjívar, diputado de ARENA y vicepresidente de la Asamblea, haya ido en viaje a Vietnam con Sigfrido Reyes y Francisco Merino cuando los viajes en la fracción de ARENA están prohibidos!

A algunas de las personas nuevas que entramos a la política nos atacaban acusándonos de falta de lealtad y obediencia. Después de este desplante creo que más fácilmente les daremos lecciones de lealtad, de trabajo a consciencia, de austeridad e incluso de obediencia. Aquí incluyo algunas de las propuestas que he recibido y que a mi juicio tienen mayor impacto. Acuérdense. Se trata solo de medidas de primeros auxilios. A un enfermo lo primero que se busca es estabilizarlo para luego tratar la enfermedad.

Salarios y prestaciones iguales. Todos los diputados somos iguales ante la ley, tenemos la misma responsabilidad ante los ciudadanos y debemos responder por nuestro trabajo. ¿Por qué deben entonces tener mayores salarios y privilegios adicionales los que sean nombrados miembros de la junta directiva? Lo ideal es que todos tengamos la misma remuneración y que nadie goce de ningún privilegio como es la asignación de vehículos nacionales. Así quizás se promueva que se elijan a la directiva a diputados que realmente solo estén interesados en aportar más al país.

Asesores. Por supuesto que el tema de los asesores es siempre material para la preocupación ciudadana. La demanda es que se sepa quiénes desde el inicio serán los asesores y por qué razones. Ante el rumor que se ofrecerán plazas de asesores a algunos de los diputados salientes, he recibido varios mensajes de ciudadanos que no quieren que esto ocurra bajo el argumento que ellos votaron para que otros entraran. Si bien es cierto que no sería lo ideal, creo que pudiera evaluarse los méritos de algunos de ellos para ver si realmente vale la pena.

Reglamento interior. El reglamento interior de la Asamblea define los parámetros de operación y reglas de funcionamiento. Ya incluye penalidades para los diputados que no llegan a sus comisiones y que se ausentan de las plenarias si no son sustituidos por los suplentes. No parece justo que en el mundo cuando un empleado no asiste sin justificación a su trabajo le descuenten el día y hasta el domingo, y que cuando un diputado, que es empleado de los ciudadanos, haga lo mismo no solo no ocurra, sino que además la institución pague al suplente que llegue en su lugar.

Viajes. El tema de los viajes siempre es controversial. Hay al menos tres elementos a discutir: el objetivo de los viajes, el monto de los viáticos y el procedimiento que permite que los diputados no liquiden los viáticos. Los ciudadanos piden o cero viajes o que haya certeza que los viajes sean justificados, dependiendo de lo hartos que estén con los políticos. Lo ideal sería reducir los viajes significativamente, pero además debemos revisar la tabla de asignación de viáticos y cambiar el procedimiento de forma que se exija la liquidación de los mismos.

¿Por qué es tan difícil que aceptemos reglas tan sencillas y normales como éstas? Las exigencias de los ciudadanos son de sentido común. Los funcionarios públicos debemos llegar como servidores públicos, dispuestos a ser siempre los últimos no los primeros, con la mística de servir a los ciudadanos con la cuchara grande y no con la pequeña. Nuestra misión es contribuir a construir un país de primera para todos y de esa manera responder a la confianza de los ciudadanos. Con estas medidas, los ciudadanos pueden comenzar a cambiar la percepción de los políticos y comenzar a creer nuevamente en la democracia.

*Colaborador de El Diario de Hoy.