Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La primera línea de defensa

El Aedes adulto vive solo unas semanas pero sus huevos pueden ser viables en lugares secos hasta un año. El radio de acción es de unos cien metros por lo que hay que poner atención donde uno vive, estudia, trabaja, o va los fines de semana

El miedo a veces es un buen incentivo para actuar. Y el que está causando la fiebre zika por sus posibles complicaciones tal vez mueva a las personas a ser más proactivas en el control del Aedes aegypti, vector de esta enfermedad, como también del dengue, chikunguña y fiebre amarilla. Se conoce bastante sobre este mosquito originario de África pero que se ha extendido a todas las zonas tropicales del mundo. Los científicos decodificaron su genoma en 2007, siendo el segundo mosquito (el primero fue el Anopheles gambiae) del que se conoce completamente su secuencia genética. Tiene 15,419 genes codificadores de proteínas. Este conocimiento es útil pues permite modificar algunos genes y determinar puntos vulnerables.

Se conocen también sus hábitos, lo que da lugar a acciones concretas. Aunque puede picar a cualquier hora prefiere hacerlo de día, gusta vivir dentro de las casas o alrededor de ellas, a diferencia de otros (hay aproximadamente 3,500 especies de mosquitos) que viven en bosques o vegetaciones. La hembra es la que pica pues necesita las proteínas de la sangre para el desarrollo de los huevos. Busca agua quieta, de preferencia con residuos orgánicos como los producidos por hojas y plantas que permiten la producción de algas con los que se alimentan las larvas. Los floreros, barriles, llantas desechadas y los huecos de las construcciones que acumulan agua son sus sitios favoritos. Y en esto se puede actuar muy eficazmente. Poner cemento a los huecos de los muros, eliminar llantas, que aquí se usan mucho para darle estabilidad a los techos de lámina, o al menos rellenarlas o perforarlas, colocar peces pequeños (los ornamentales son efectivos) en pilas, barriles y floreros, usar mosquiteros y ropa gruesa, repelentes; todo esto es importante porque basta un mosquito para hacer pasar a alguien una mala temporada o incluso llevarlo a la otra vida.

El Aedes adulto vive solo unas semanas pero sus huevos pueden ser viables en lugares secos hasta un año. El radio de acción es de unos cien metros por lo que hay que poner atención donde uno vive, estudia, trabaja, o va los fines de semana. 

El número de huevos que la hembra deposita depende de la cantidad de sangre que ha succionado. Una característica de este mosquito es que no deposita sus huevos en un solo lugar sino que los va dejando hasta en doce lugares distintos, según estudios. Esto permite que aumenten las posibilidades de que los huevos inicien su desarrollo, pero también constituye una vulnerabilidad, como veremos.

Las personas individualmente, en familia o en comunidades pueden actuar. Esta actuación, claro, se vería reforzada si maestros, alcaldes y líderes comunitarios también toman parte. La comunidad científica y los organismos sanitarios han desarrollado métodos y se apoyan en la tecnología para el control del mosquito. Se están desarrollando aplicaciones computarizadas para determinar en tiempo real los lugares de mayor densidad del vector, lo que posibilita intervenir con mayor precisión. También se ha modificado genéticamente a poblaciones de mosquitos machos para volverlos estériles. El Lethal Mosquito Breeding Container es un atrapa mosquitos desarrollado por las fuerzas armadas norteamericanas. Se distribuye en zonas de alta densidad de Aedes colocándose en sitios estratégicos. Como esta especie busca varios lugares para poner sus huevos la posibilidad de que encuentre una trampa es alta. Aunque hay tecnología, no olvidemos que la primera línea de defensa somos nosotros, la población. 

*Médico psiquiatra 
y columnista de El Diario de Hoy.