Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El primer paso

No todos los días se firma un acuerdo impregnado de muchas ilusiones, grandes deseos y voluntades para trabajar y crear empresas innovadoras de base tecnológica, entre una organización privada, el Centro de Calidad y Productividad y una prestigiosa Universidad, la Universidad Don Bosco.

Sí señor, sucedió este martes en el Edificio Valencia, donde tendrán sus instalaciones las nuevas empresas innovadoras de base tecnológica que creemos.

Es impredecible lo que se puede innovar con las aplicaciones de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y la gran cantidad de nuevas necesidades que están surgiendo y creándose, cuya solución la pueden aportar las empresas innovadoras de base tecnológica.

Por si no lo sabe, son nuevas empresas "innovadoras", que hacen algo nuevo o mejoran en mucho algo que ya existe y que parten del conocimiento y dominio de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Todos los días y con mucha ilusión se crean muchas empresas en todo el mundo, pero también, desgraciadamente, todos los días se cierran muchas que no sobreviven ni siquiera los primeros tres años.

De eso se trata este proyecto, crear empresas con sentido innovador y de forma sostenida desde sus inicios, prepararlas muy bien para su desarrollo y crecimiento y que en el futuro sean muy bien administradas.

La seguridad informática, la investigación, las compras, las ventas, la logística internacional, la robótica, la telemática, las comunicaciones y muchas necesidades más pueden ser resueltas por las empresas innovadoras de base tecnológica.

En este centro tecnológico juntaremos espíritus y voluntades innovadoras con espíritus y voluntades visionarias e inversoras, garantizando el respeto a la ética empresarial y primordialmente a los derechos de la propiedad intelectual de los emprendedores.

Los emprendedores son personas con una excelente formación en las TICs, buenas ideas y espíritu empresarial que con sus nuevos planteamientos aportan soluciones que mejoran la calidad de vida.

El campo de acción puede ser desde la diversión y el entrenamiento, hasta aplicaciones para la investigación, la solución a problemas complejos de la administración o bien necesidades de conglomerados de empresas privadas.

El Salvador tiene que subirse al tren de la modernidad y nuestra expectativa es conjuntar la inteligencia para ser más productivos y crear riqueza. 

*Ingeniero. 

Columnista de El Diario de Hoy.

www.centrodecalidadyproductividad.com