Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Presidente Sánchez Cerén y esperanzadora Sala de lo Constitucional

Los salvadoreños estamos desesperados por la violencia, inseguridad, asesinatos e ineficiencia del gobierno en resolver esta crisis que nos afecta a todos. Por lo tanto, sorprende que al presentársele una excelente oportunidad para comenzar a dar un giro al flagelo que vivimos, usted y otros funcionarios de su gobierno hayan criticado y descalificado durante semanas la maravillosa iniciativa de ANEP presentada este lunes en ENADE. Menos mal agradeció este aporte el día siguiente del evento.

Rudolph Giuliani, responsable del proyecto comenzado en Nueva York cuando era alcalde, que a la fecha ha logrado reducir el crimen en 80% e igualmente ha logrado proyectos exitosos en otros países, presentó su propuesta para combatir el crimen acá.

¿Cómo es posible que con la urgencia actual usted haya desperdiciado la oportunidad de recibir a este experto y en cambio días antes sí hizo tiempo para recibir a representantes de Amnistía Internacional, quienes han montado una campaña internacional difamatoria en contra de El Salvador? Ellos trabajan para legalizar el negocio sanguinario del aborto, con calumnias y mentiras que le hacen daño a la imagen de nuestro país, que ya de por sí es pésima por las pandillas.

Las propuestas de Giuliani, después de mandar a su equipo a hacer un exhaustivo estudio y diagnóstico de las diferentes zonas del país, no solo ayudarán para combatir la delincuencia, sino también al desarrollo económico pues eliminaría el temor de inversionistas extranjeros y turistas.

Señor presidente, era importante que recibiera a Giuliani, no a extranjeros que piden "despenalizar" el cobarde asesinato de salvadoreños indefensos, cuyas vidas y derechos están protegidos en nuestra Constitución. No necesitamos más violencia; ni que los padres tenga permiso de matar a sus hijos; ni que abortistas vengan a lucrarse de esta forma de explotación contra la mujer. La violencia y la muerte nunca pueden ser la solución. Usted como presidente juró cumplir, hacer cumplir la Constitución y tiene la obligación de defender la vida de todos los ciudadanos, hasta los más pequeños.

Entre muchas recomendaciones, Giuliani explicó cómo resolver el problema actual cuando un testigo no declara, el criminal sale libre, con cámaras especialmente en lugares más peligrosos y escuelas. Pero no se vale quitarlas para proteger a altos funcionarios como dicen sucedió en redondel Masferrari.

Asimismo fue desafortunado e irresponsable su discurso el uno de mayo, sembrando más división en vez de velar por la paz; sus ataques a la empresa privada, quienes son los generadores de trabajo y luego sus declaraciones en contra de la Sala de lo Constitucional, de la CSJ, quienes están garantizando que se respete la voluntad de la población y que además el CNJ realice un proceso transparente para la elección de los próximos magistrados. Llamar a un levantamiento pone en peligro a los magistrados e incita a la violencia.

¿Cuál era el temor y berrinche de abrir las urnas? Se ha comprobado la razón que tenía la CSJ de pedir el recuento de votos, evidenciando también el mal manejo del TSE en todo el proceso: Gran diferencia en los resultados. Lástima que no se abrieron en todo el país y en las elecciones presidenciales.

Ahora, sorprendentemente el FMLN inventa crear una antidemocrática "Ley de procedimientos constitucionales": ¿Para obstaculizar el trabajo e independencia de la CSJ impediendo se descubran los chanchullos?

Magistrados de la Sala Constitucional, gracias por defender la democracia, la justicia y la verdad. Son nuestra esperanza.

*Columnista de El Diario de Hoy.