Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Preparando el socialismo

M

edardo González anunció que el objetivo del próximo congreso del FMLN "es actualizar y determinar el rumbo del partido para la construcción del socialismo con un estilo salvadoreño y tropical, incrementando la inversión por parte del Estado, distribuyendo la riqueza, al convertirlo en un país productivo". Esto contrasta con la realidad de estos seis años en que no ha habido la esperada inversión pública y la excesiva burocracia y tramitología han detenido la inversión privada. Aunque la experiencia del socialismo, a nivel mundial, ha sido un dramático reparto de pobreza.

Rafael Castellanos calificó este anuncio como una bomba que debió causar una fuerte reacción en quienes defienden la libertad y la democracia, pasando inadvertido, como si los ciudadanos hemos perdido el miedo al socialismo, pues a pesar de la evidente incapacidad de sus cuadros, el Frente no ha mostrado su verdadero rostro. Los chanchullos electorales, las amenazas de control de medios y de las instituciones del Estado, no han sido posibles gracias a la defensa de la Constitución que han ejercido los magistrados de la Sala de lo Constitucional.

El embajador de Alemania, con la autoridad moral que le asiste gracias a la ayuda generosa que su gobierno ha prestado al país durante muchos años, descubrió la verdadera cara del socialismo en un valiente artículo, que tiene el respaldo de quien ha vivido en carne propia la experiencia: el éxito económico de la Alemania Occidental, destrozada por la guerra y hoy floreciente gracias a un sistema de libertades, en contraste con la miseria imperante en la Alemania del Este, sometida a un sistema socialista, hasta la unificación que logró rescatarla del desastre.

Estas verdades no fueron del agrado de Lorena Peña, quien olvidando su calidad de presidente de la Asamblea, y el respeto que merece el representante de un país amigo, se permitió acusarle de injerencia, y demostrar su falta de conocimiento del caso de Grecia al decir que (sic) "Le ha ido mal a Alemania: quizás por andar como el embajador, mire lo que le pasó en Grecia". Declaración incongruente y totalmente alejada de la realidad, ya que Grecia, por las medidas populistas del socialismo, está en quiebra y no puede pagar sus deudas, y Alemania, el país económicamente más próspero de la UE, le ha tenido la mano con préstamos millonarios, exigiéndole medidas de austeridad y cese de la corrupción, que Grecia no acepta, rechazando pagar sus deudas, y exigiendo un mayor rescate económico. Disculpas al Señor embajador de Alemania, en nombre de los salvadoreños conscientes, agradecidos y respetuosos.

Para el proyecto socialista, el odio de clases es la medicina adecuada para engañar al pueblo y seguir consiguiendo votos, es labor constante del presidente Sánchez Cerén, atacando a la Sala: "La Sala quiere que el Gobierno que no le cobre a los ricos. ¿Creen que es justo que solo a los pobres se les cobre y a los ricos no?"

La ministra de Trabajo desmiente la sanción de la OIT por el incumplimiento del gobierno de nombrar representantes del sector privado en las instituciones autónomas. El presidente de CEL en demagógico discurso, anuncia que el gobierno puede manejar la generación geotérmica, en un Estado inversor socialista. Son pruebas evidentes el abandonado puerto de Cutuco, el deteriorado Aeropuerto Internacional y la debacle causada por el Sitramss.

Debemos tomar en serio la amenaza del socialismo, pues estamos como la rana del cuento, nadando felices en agua tibia, sin darnos cuenta que nos están preparando para el baño de agua hirviendo del que no nos podremos salvar.

*Columnista de El Diario de Hoy.