Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El precedente judicial por el cambio climático

¡

Qué calor hace actualmente y qué terroríficos son los efectos de los "cuasi-huracanes" que se han dejado sentir en los últimos días!, ¿qué puede hacer la sociedad para defenderse, tendrán el individuo o los colectivos voz para cambiar su entorno?

Estas realidades no solo son sentidas en nuestras tierras, basta con ver las noticias para comprobarlo. Como casi todos nuestros problemas, podemos examinarlos desde la perspectiva del Derecho y analizar la manera en que podemos cambiar nuestro futuro. Hay hechos y soluciones jurídicas que por su valor intrínseco son universales, es decir, aplicables aquí o allá, los jueces tienen la palabra y no solo los legisladores y demás gobernantes.

A propósito, la fuerza judicial a favor del cambio climático se ha dejado sentir en Europa. Recientemente, la Corte del Distrito de La Haya pronunció sentencia (24 de junio de los corrientes) en la que ordenó al Estado holandés que debería tomar una acción más decisiva para reducir los gases de efecto invernadero en el país. Para el año 2020, las emisiones deberían ser al menos un veinticinco por ciento menos que las del año 1990. La condena obedeció a una demanda que formuló la Fundación Urgenda y 886 personas más.

Según la política holandesa, el país alcanzaría su reducción en un diecisiete por ciento a lo sumo en el año 2020 lo que representaría un porcentaje por debajo del margen permisible, del veinticinco al cuarenta por ciento, de reducción esperado por parte de los países desarrollados según la política internacional de cambio climático. Esto fue inaceptable para el tribunal.

Los jueces resolvieron que el Estado debe hacer más para prevenir el daño inminente derivado del cambio climático y así proteger el medio ambiente. Es su responsabilidad controlar efectivamente los niveles de esas emisiones; además, los costos de esa operación no suponen altas cotas.

La sentencia, revela, entre otros aspectos importantes, que el Estado no puede esconderse bajo el argumento que la solución al problema del cambio climático no depende del solitario esfuerzo holandés. Y es que cualquier reducción de las emisiones contribuye a prevenir los daños aludidos. Se advierte que al declarar ilegal la política del cambio climático del país se respeta el ámbito del gobierno en su deber de formular políticas.

La sentencia nos indica una manera en que se entiende el Derecho. Ha recibido acogida mundial. Como precedente europeo ha impuesto la ruta a seguir en futuras decisiones. Se espera que se convierta en punto de inspiración de futuras demandas y sentencias. Es uno de los casos en que la ciencia, la humanidad y el Estado van al estrado judicial. La Constitución, tratados internacionales y el Código Civil son aplicados. Se consideró como parámetro la política internacional de un organismo internacional resultado de estudios científicos y de la participación de los Estados.

El Juzgado competente en materia medioambiental de nuestro país tiene las puertas abiertas para recibir cualquier iniciativa en ese sentido.

*Master en Derecho Privado, Universidad Carlos III de Madrid.