Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Y por qué temen?

¡Cómo tendrán de pateada la cola dos candidatos a la presidencia, que sus partidos los han blindado con un decreto para que no salgan a la luz hechos oscuros del pasado, muchos de los cuales son secretos a voces! Decreto-chanchullo elaborado en horas nocturnas, como traje a medida: Desde su publicación en el DO hasta que el TSE los haya declarado ganadores y gocen de fuero. ¡Qué mayor evidencia que tienen mucho que esconder!

Antes de que entre en vigor el tan repudiado decreto, aprovecho esta columna para formular algunas preguntas (nunca antes respondidas y tildadas de calumnias), pero de gran interés para los ciudadanos, a los candidatos del FMLN, PDC, PCN y GANA, cuyos diputados son responsables de la espantosa redacción y aprobación de este nuevo atentado contra la democracia.

Señor Saca: 1) ¿Qué se hicieron los fondos de la Diego de Holguín? 2) ¿Por qué no se construyeron los 5 hospitales, cuando había fondos? 3) Si Ud. considera el decreto 100 como un acto de justicia para pensionar a miles de salvadoreños que estaban fuera del sistema, y el Estado no contaba con los fondos suficientes, ¿por qué metió mano en los fondos de las AFP, para usar el 30% de nuestros ahorros y rellenar el agujero sin fondo causado por sus decisiones? 4) ¿Por qué aumentó la partida secreta de CAPRES, con los fondos no ejecutados en otras dependencias? 5) ¿Qué razones le permitieron conseguir un finiquito en tiempo récord? 5) ¿Cómo puede asegurar que la bandera de UNIDAD, que no es partido político, aparecerá en la papeleta de votación? ¿O es un arreglo con el TSE porque PCN, PDC y GANA están tan desprestigiados que ningún salvadoreño decente votaría sus banderas? 5) ¿Cuenta entre sus allegados, con personas de reconocida solvencia moral, instrucción notoria y prestigiosa experiencia profesional, como para formar un gabinete que pueda gobernar con honradez y eficiencia?

Profesor Sánchez Cerén: Usted tiene pendientes varias preguntas que se negó a responder cuando se postuló a la vicepresidencia, pero que los solicitantes, y los ciudadanos, esperan todavía una respuesta satisfactoria: 1) Los familiares del señor Archibald Dunn, embajador de Sudáfrica, secuestrado por la guerrilla y asesinado tras haber pagado rescate, en campo pagado en los periódicos de 2008, le solicitaron por humanidad les indicara dónde estaba enterrado, sin recibir nunca respuesta. 2) En su libro "Grandeza y miseria de una guerrilla", producto de una investigación de Geovanni Galeas y Berne Ayalá, se relata que el miércoles 27 de agosto del 2008, llegó a la sede central del FMLN un ex guerrillero conocido como Tilo, exigiéndole a Ud. dijera el lugar donde estaba enterrado su hermano Lucas. Lo mismo le solicitó doña Celia Campos de Pocasangre, en carta de 1987, ya que su hija Ethel Pocasangre, guerrillera y psicóloga, fue muerta y torturada en San Vicente, acusada de traición. También abundan las crueles descripciones de ejecuciones sumarias realizadas por las FPL, en contra de sus propios combatientes, jóvenes campesinos, llevadas a cabo por el sanguinario Mayo Sibrián, con autorización suya. Los votantes tienen derecho a saber si el candidato a la presidencia reúne las condiciones de moralidad e instrucción notorias, que establece la Constitución.

Estas dudosas acciones de ambos candidatos (por sus frutos los conoceréis) justifican ese decreto que atenta contra la libertad de expresión, y pone de manifiesto el nivel moral de los diputados de la Asamblea Legislativa.

Los ciudadanos debemos exigir a los partidos políticos seleccionen cuidadosamente a las personas que dirigirán los destinos de la Patria.

*Columnista de El Diario de Hoy.