Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué ganó el FMLN?

ueden darse variadas interpretaciones a la apabullante victoria del FMLN en las recientes elecciones. Los millones de ALBA, la cínica campaña del Presidente Funes sobre supuestos logros de su gobierno, y la pésima campaña de ARENA, con el escándalo del ex Presidente Flores. Todas parcialmente válidas.

Pero la verdad es que el Frente ganó por dos factores evidentes y poderosos. Primero, la ingenuidad inocente e ignorante del pueblo, fácil víctima del engaño, que se contentó con vender la primogenitura (salir de la pobreza mediante la educación) por falsos espejitos: paquetes escolares, zapatos, uniformes, vaso de leche, computadoras y apoyo a mujeres: soborno y compra de votos.

Estas dádivas engañosas son una estrategia tradicional de la izquierda para ganar el poder y luego mantenerse en él mediante el control de las instituciones. En estos cinco años, el pueblo ha sufrido en carne propia todas las carencias: hospitales con pacientes en el suelo por falta de camas y medicamentos, citas a larguísimo plazo para operaciones graves, como lo demuestran las fotografías en los medios y las quejas constantes de los médicos que laboran en condiciones indignas. El MISAL rechaza las denuncias tildándolas de métodos para desestabilizar al gobierno, que se enorgullece de su extraordinaria reforma de salud.

Este pueblo ha soportado los asedios de las maras en las escuelas, en instalaciones ruinosas, que se llueven en invierno y se asolean en verano, carentes de servicios sanitarios, agua potable, muros perimetrales, energía eléctrica, y con heroicos maestros mal remunerados, con exiguos presupuestos y extorsionados por los pandilleros. Pero los tres ministros de Educación del quinquenio, están satisfechos por el impulso dado a la educación durante el gobierno del Frente.

Misma situación con el sistema de transporte público y su mal llamada modernización, tan carente de planificación que ha obligado a los usuarios a recorrer kilómetros a pie para llegar a sus trabajos, descubriendo que las paradas del bus cambiaron sin previo aviso, pues el sufrido pueblo no merece ningún respeto del VMT. Y a pesar de tantas arbitrariedades e injusticias, este maltratado pueblo votó por el FMLN, no por creer en la maravillosa realidad virtual presentada por Funes, tan contraria a la amarga realidad vivida, sino por la dádiva miserable y engañosa de los programas sociales, soluciones cortoplacistas destinadas a conseguir votos, aunque el pueblo siga viviendo en pobreza, mientras ellos mantengan el poder.

Otros que hicieron ganar al Frente, son los que no votaron, y justificaron su culpable actitud alegando que no valía la pena, porque ninguno de los candidatos les convencía. Al abstenerse, no consideraron que al sumarle votos al FMLN, podamos convertirnos en otra Venezuela o en otra Cuba, sin libertad y sin democracia, al instaurar aquí el socialismo del Siglo XXI, como reiteradamente lo han anunciado. El efecto negativo inmediato que el resultado de estas elecciones ha tenido en el ámbito financiero internacional, lo demuestra el colapso de los bonos y Letes salvadoreños, y el aumento de los intereses, por la desconfianza que genera un posible gobierno rojo.

Los que no votaron, tienen la oportunidad de cumplir el 9 de marzo, lo que le negaron a la Patria el 2 de febrero, y que ella les puede demandar. Votar por la libertad, para educar mejor a nuestro inocente pueblo, para que saliendo de la pobreza, pueda escoger mejor a sus gobernantes y exigirles con responsabilidad. Recuerden la durísima frase que Walt Withman dedicó a quienes, como ustedes, prefirieron no votar: "LOS PEORES GOBERNANTES SON ELEGIDOS POR LOS BUENOS CIUDADANOS QUE NO VOTAN".

*Columnista de El Diario de Hoy.P