Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué compite Tony Saca?

A once días de la jornada electoral, es claro que la candidatura de Tony Saca no da para mucho, a pesar de todos los comerciales que dicen que va de segundo. Tony es una persona inteligente, agradable y que se siente triunfador. Definitivamente no entró en esta campaña para perder. Sin embargo, desde hace meses ha de haber tenido claro que lo más que podía aspirar era a un honroso tercer lugar. Obviamente mientras mejor lo consiga, más rédito podrá sacarle.

Tony Saca necesita que sus fieles seguidores salgan a la calle el domingo 2 de febrero para hacer la diferencia. Por mucho que sus detractores lo tachen del Arnoldo Alemán salvadoreño, personalmente creo que en sus planes políticos no está venderse al mejor postor. ¿Qué ha buscado en todos estos meses? ¿Vengarse de ARENA, dividir el voto duro de la derecha o fortalecer a una nueva derecha en el país como no se cansa de anunciarlo?

Con las elecciones legislativas pasadas obtuvieron legitimidad democrática. Antes no eran más que un grupo de disidentes y de tránsfugas políticos. Habiendo ganado once diputados en dichas elecciones, GANA rápidamente se posicionó como la tercera fuerza política del país. Quizás Tony Saca le apostó demasiado a ser un buen candidato, sin preocuparse debidamente por fortalecer el instrumento político de un triunfo previsible, que es contar con un buen partido político.

Indiscutiblemente ha tenido Tony Saca un impacto en este proceso electoral. Cerca del día D los votantes ya comienzan a aglutinarse alrededor de los primeros dos candidatos. Y en este contexto UNIDAD debe llamar a sus fuerzas para mantenerse juntos en estos últimos días. De nada le habrá servido el desgaste de la participación electoral si no tiene poder de negociación. Naturalmente la mayoría de sus votos tienden a irse para la derecha en la segunda vuelta y sólo un porcentaje pequeño ya no participaría.

Para aquellos a los que les resulta atractivo Tony Saca y su candidatura, y al final de cuentas para todos los ciudadanos responsables, lo mejor que podemos hacer el domingo de las elecciones es ir a votar y elegir el mejor dentro de los posibles. Estaremos enviando un claro mensaje al país sobre las fuerzas reales de cada partido político. Responderemos con firmeza a la sarta de mentiras con las que las campañas electorales nos han saturado estos últimos días. Diremos esta es la verdad.

¿Y qué lecciones podremos sacar? La más importante será quizás que no podremos enfrentar los retos del futuro sin trabajar todos juntos. Constataremos una vez más que en El Salvador se necesita de un líder que logre unir a todos los salvadoreños bajo un mismo proyecto de país. Para marzo tendremos presidente, nuevamente con muchas probabilidades de alternancia, pero no necesariamente tendremos al líder que necesitamos. Debemos ayudar al nuevo presidente a convertirse en este líder necesario. Gracias a Tony Saca habrá segunda vuelta y todo indica que ARENA regresará al poder. Deberemos entonces unirnos todos a su alrededor, como muchos quisimos hacer incluso en este gobierno.

El reto que tenemos todos los ciudadanos, incluido Tony Saca, es lograr influenciar adecuadamente al nuevo gobierno para que se convierta genuinamente en un paso hacia adelante como todos esperamos. Adelante en términos de reducción de la pobreza, de aumento del empleo, de equidad social, de inclusión, de respeto a la institucionalidad, de fortalecimiento de la democracia y sus instrumentos, de lograr como dice el Movimiento 300 un país de primera para todos. Si lo logramos, todos habremos salido victoriosos de estas elecciones.

*Columnista de El Diario de Hoy.