Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Políticos, tomen ejemplo de nuestros "cangrejitos"

Inicio expresando gratitud y admiración para nuestra selección de fútbol playero, por habernos representado tan dignamente en el recién finalizado torneo. Aclaro mi total ignorancia sobre deportes, lo que no me impide distinguir y reconocer la entrega, el amor patrio y el espíritu de lucha con que nuestros queridos "cangrejitos" se desempeñaron hasta el último momento. Fueron superiores a Costa Rica en todo sentido, merecimos ganarles, pero ahora aprendamos y apliquemos la lección que esa derrota nos dejó: el triunfo de otros no siempre es producto de su superioridad, sino de nuestros propios errores; una tonta falta nuestra propició el gol que, finalmente, decidió la victoria tica, a pesar de que sus integrantes fueron rudos, malintencionados y tolerados por el árbitro. Sin embargo, nuestros "cangrejitos" hicieron historia: Frank, campeón goleador y Tin, el capitán mejor evaluado por su liderazgo y caballerosidad. ¡Gracias, cangrejitos! Ojalá que nuestras instituciones, a quienes eso les compete, les den todo el apoyo, en todas las áreas, que por su buen desempeño merecen. ¡Maravilloso sería que nuestros políticos tuvieran un gramo de la entrega y patriotismo demostrados por ustedes!

Otros eventos, desafortunadamente, nos llenan de preocupación y tristeza. Iniciamos la semana con un enjambre de pésimas noticias: accidentes, asesinatos, confirmación de resultados electorales dudosos y alineación del gobierno efemelenista con el eje corrupto, despiadado e incapaz de Nicolás Maduro. Y, en el inmediato plazo, lo más grave es ¿qué nos espera en estos 19 días que aún quedan a la actual conformación de la Asamblea Legislativa?

Los ciudadanos han tomado gran interés hacia la nueva legislatura, opinando y dando recomendaciones en los diversos medios sociales. Sin embargo, a quienes debemos apelar es a quienes ya no estarán en sus curules. ¿Qué herencia dejarán para la historia? Si han sido probos, responsables, conscientes, ¿van a tirar eso por la borda en el último minuto? Y, si por el contrario, fueron mediocres o categóricamente malos, ¿van a desperdiciar la oportunidad para dejar un buen recuerdo?

El 1 de marzo, mientras esperábamos en largas colas para depositar nuestro voto, los vecinos aprovechábamos para comentarnos, unos con otros, cómo votaríamos. La totalidad de las personas con quienes hablé, votarían por caras nuevas de ARENA y apenas por uno o dos de los diputados actualmente en funciones. Al preguntar por qué, la respuesta que ganó el primer lugar fue: "Me disgustó que los actuales diputados se opusieran a ser evaluados, mientras los nuevos aspirantes sí se sometieron a "primarias"; eso demuestra que reconocen que los nuevos tienen más capacidad, por eso voto por caras nuevas".

Interesante, ¿no? Hago este comentario para que, cuando los partidos políticos realicen un autoanálisis, conozcan estas opiniones. Si en 2012 muchos actuales diputados obtuvieron gran cantidad de votos "por cara" fue, sencillamente, porque no había rostros nuevos para votar. En adelante, para ser reelectos, deberán hacer méritos e ir a primarias.

El que antiguos diputados no fueran elegidos tampoco significa que no se les aprecie, especialmente por haberse mantenido leales en medio de traidores. Y este es el momento en que la lealtad a la Patria y a la bandera partidaria que les llevó a desempeñarse como diputados por muchos años, se demuestre. No tiren su historia por la borda: El Salvador merece su lealtad. Tomen ejemplo de nuestros "cangrejitos", leales y dignos hasta el final.

*Columnista de El Diario de Hoy.